Internacionales

Costa Rica logra de nuevo ser miembro del Consejo Seguridad de la ONU

La inmensa mayoría de los 192 miembros de la Asamblea General respaldaron la candidatura costarricense a miembro no permanente del órgano ejecutivo

Costa Rica logró hoy incorporarse por tercera vez en su historia al Consejo de Seguridad de la ONU como miembro no permanente y con la meta de difundir desde su seno su tradicional mensaje pacifista, sentado junto a las mayores potencias militares del planeta.
La inmensa mayoría de los 192 miembros de la Asamblea General respaldaron la candidatura costarricense a miembro no permanente del órgano ejecutivo después de que República Dominicana se retirara de la contienda por el escaño correspondiente a Latinoamérica y el Caribe que Perú dejará vacante en enero de 2008.
Tras perder en las dos primeras rondas de votaciones por más de 40 votos de diferencia, el canciller dominicano Carlos Morales retiró desde el mismo pleno de la Asamblea a su país de la contienda. "Todos los dominicanos queremos demostrar al mundo la solidaridad entre los latinoamericanos y la nuestra con Costa Rica", afirmó.
Fuentes diplomáticas dominicanas señalaron posteriormente que quisieron evitar la repetición de la agria batalla del año pasado entre Venezuela y Guatemala, que tras casi 50 rondas de votaciones tuvo que decidirse con la aparición de un tercer candidato de consenso, que fue Panamá.
La República Checa, que también competía con Croacia por el escaño de Europa Oriental, secundó la decisión dominicana de retirar la candidatura. Con ello, costarricenses y croatas se sumaron a la elección por consenso en la primera ronda de Vietnam, Libia y Burkina Faso a los asientos respectivos de Asia y África que este año estaban disponibles.
La Asamblea General renueva cada año cinco de los diez puestos no permanentes del Consejo de Seguridad, que se dividen por regiones geográficas entre Europa Occidental, Europa Oriental, África, Asia, América Latina y el Caribe.
Un gran día para solidaridad
A esos diez miembros se suman los cinco permanentes, que son Estados Unidos, Rusia, Francia, Gran Bretaña y China, y tienen derecho de veto. La decisión de las Repúblicas Dominicana y Checa mereció el elogio de sus rivales y del presidente de la Asamblea, Srgjan Kerim, que calificó lo sucedido de "un gran día" para el espíritu de solidaridad y entendimiento que encarna la organización multilateral.
El ministro costarricense de Relaciones Exteriores, Bruno Stagno Ugarte, se declaró agradecido con "la nación hermana de República Dominicana por este gesto generoso y de gran solidaridad".
En declaraciones a la salida de la Asamblea General, el canciller costarricense aseguró que su país en todo momento fue "muy claro en cuanto a la tarea que queremos llevar a cabo" dentro del Consejo durante la campaña en busca de apoyo a su candidatura.
Stagno citó la necesidad de reformar los métodos de toma de decisiones dentro del Consejo, donde sólo sus cinco miembros permanentes cuentan con poder de veto, y dar vida al artículo 26 de la Carta de la ONU que encarga a su máximo órgano que tome medidas para reducir el gasto militar en el mundo.
Al mismo tiempo, aseguró que defenderá tanto la no proliferación de armas nucleares en países que las están buscando, como Irán o Corea del Norte, como entre aquellos que ya son potencias atómicas declaradas y aumentan su arsenal.
"Al no cumplir con sus obligaciones de no desarrollar nuevas tecnologías de armas nucleares creemos que están violentando el orden internacional", agregó. La victoria costarricense vino precedida de una dura batalla diplomática con República Dominicana que de nuevo fracturó la unidad de los 33 integrantes del Grupo de Países de Latinoamérica y Caribe de la ONU (GRULAC).
El gobierno dominicano promovió su candidatura como una cuestión de justicia, ante el hecho de que es uno de los pocos miembros fundadores de Naciones Unidas que nunca se ha sentado en su órgano principal pese a que se había presentado en dos ocasiones anteriores.
El Salvador apuntó el mes pasado la necesidad de que ambos países llegaran a un acuerdo para evitar un enfrentamiento, pero ni Santo Domingo ni San José se sentaron a negociar.
La falta de consenso se tradujo en un nueva contienda en la Asamblea General por uno de los dos escaños latinoamericanos, en la que Costa Rica se quedó en la segunda ronda a sólo siete votos de la mayoría de dos tercios. Con este triunfo, Costa Rica sumará el período 2008-2009 a sus participaciones en 1974-1975 y 1997-1998 en el Consejo de Seguridad.