Internacionales

Crece escándalo sexual en el Vaticano


ROMA / AGENCIAS

El cardenal español Julián Herranz anunció este lunes que el Vaticano indaga al prelado de la Curia romana que fue suspendido tras declarar públicamente su homosexualidad en un programa de televisión de Italia.
“La Santa Sede es la más interesada en hacer limpieza dentro de sus propias estructuras”, declaró el purpurado, presidente de la comisión interdisciplinaria de la Santa Sede, en una entrevista publicada por el diario La Repubblica.
En una entrevista al diario “La Repubblica”, el cardenal, jurista y miembro del Opus Dei, explicó que esta “limpieza” se hará “siempre en el respeto de los derechos humanos y tras el pronunciamiento de las autoridades judiciales”.
El Vaticano suspendió el sábado a Tommasso Stenico, un alto prelado que declaró públicamente su homosexualidad en un reciente programa de televisión en Italia, pese a que el interesado desmintió luego ser homosexual.
Sobre el caso de Stenico, secretario de la Congregación del Clero, Herranz explicó que “ya ha sido suspendido de su cargo mientras espera el veredicto de un Tribunal”.
La Iglesia Católica exige a los sacerdotes el celibato y prohíbe la homosexualidad, a la que define como un “desorden grave”.
“Hay que dejar justamente que las autoridades competentes y los mismos investigadores que están tratando de aclarar el asunto, trabajen con serenidad, lejos del clamor de la prensa”, afirmó el cardenal.
“Sobre este caso el Vaticano ya intervino, inclusive bastante rápido, con una medida de suspensión. La decisión final la tomará el tribunal”, indicó el cardenal, experto en asuntos jurídicos.
“Los delitos que afectan la esfera sexual preveen penas severísimas según el Código de Derecho Canónico, y pueden llegar a reducir al sacerdote al estado de laico si ha pecado con un menor de edad”, precisó el purpurado.

Filmado en su oficina
Stenico, de 60 años, fue filmado en su oficina con una cámara escondida mientras confesaba a un joven que era “homosexual activo”, llegando inclusive a coquetearle.
En el vídeo, grabado con una cámara oculta, el alto prelado invita a su despacho en la sede de la Congregación para el Clero al joven, a quien había contactado a través de un chat en Internet, y le revela sus inclinaciones sexuales.
Las imágenes fueron transmitidas el pasado 1 de octubre por la cadena de televisión La7 y el prelado fue fácilmente identificado, pese a que las cámaras nunca mostraron su rostro y su voz fue deformada para que fuera irreconocible.
Además, el religioso incriminado cometió el error de recibir al equipo de televisión en su oficina del Vaticano.

“Quería escribir un libro”
Stenico aseguró después que no era gay y que había contactado al joven ya que quería escribir un libro para analizar el fenómeno de la homosexualidad en la Iglesia.
También sostiene que declaró ser homosexual “para desenmascarar a aquellos que lo son realmente”, según escribió en una carta dirigida a sus superiores. “Estoy a disposición de mis superiores, espero una respuesta”, declaró a la prensa el religioso.
“Los superiores tratan la situación con la discreción de rigor y con el respeto debido a la persona implicada, incluso si cometió errores”, respondió por su parte el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi.
Para Lombardi, hay que ser muy “severos ante comportamientos incompatibles con el ministerio sacerdotal y la misión de la Santa Sede”.
El purpurado explicó que cuando se producen estos hechos la Iglesia siente “tristeza”, pero señaló que “se trata de casos excepcionales, únicos, que no afectan a toda la comunidad porque en la Iglesia y en la Santa Sede hay muchas personas serias y fuertemente empeñadas en servir al Papa con seriedad y determinación”.
A la pregunta sobre cómo está el Vaticano desde el punto de vista de la “moralidad”, Herranz aseguró que “muy bien, a pesar del clamor de casos aislados”.
Y añadió, que lo demuestra que la Comisión Disciplinaria “no tiene casi trabajo” y que “el personal de la Santa Sede está muy motivado. Siempre puede haber alguien que se equivoque, pero la Iglesia sabe entonces cómo intervenir”.