Internacionales

Chávez llamó a Castro para “Aló Presidente”


El presidente venezolano, Hugo Chávez, y el líder cubano, Fidel Castro, bromearon sobre la forma del gobernante suramericano de conducir su programa “Aló Presidente”, durante la primera conversación en directo entre ambos transmitida en Cuba.
Catorce meses y catorce días después de delegar sus cargos por una grave enfermedad, el líder cubano habló en directo para el programa de Chávez, en el que ya había intervenido el pasado 27 de febrero, aunque en aquella ocasión los cubanos no pudieron escucharlo en directo.
“Te veo hoy que estás pasando un poco de trabajo, te veo con la mano izquierda moviéndote”, dijo Castro al comenzar la conversación, que se extendió algo más de una hora y cuarto.
“El ‘Aló Presidente es un trabajo’, replicó Chávez, que realizó el programa desde la ciudad cubana de Santa Clara, en el centro de la isla, como parte de los actos de homenajes a Ernesto “Che” Guevara en el cuarenta aniversario de su asesinato en La Higuera (Bolivia), el 9 de octubre de 1967.
Muy dados ambos a las largas conversaciones, Castro y Chávez se sucedieron en el uso de la palabra pidiéndose mutuamente disculpas cada vez que intervenían por la extensión de sus alocuciones.
Los dos líderes conversaron sobre el Che, sobre la situación de los movimientos de izquierda en Latinoamérica, y, por supuesto, sobre el presidente de Estados Unidos, George W. Bush.
“Hasta Bush se enlaza a veces con ese teléfono”, dijo Chávez, al señalar que la charla se realizó mediante un enlace vía satélite orientado “para que Bush no entre en la conversación”.
Chávez apareció vestido de rojo, con la estatua del Che que corona el mausoleo donde descansan los restos del guerrillero en Santa Clara como telón de fondo.
Las intervenciones de Castro fueron ilustradas por la televisión cubana con una imagen del jefe de la revolución tomada de un vídeo de diecisiete minutos grabado ayer, sábado, y difundido previamente en el mismo programa.
Castro está convaleciente desde julio del año pasado por una grave enfermedad que le obligó a delegar sus cargos en su hermano Raúl el 31 de julio de 2006.
Castro y Chávez saludaron la fortaleza de la revolución en América Latina y apostaron por la proliferación de “Vietnam” contra el “Imperio”, en referencia a EU.
Pero también hablaron del partido de béisbol que el gobernante venezolano jugará, según dijo, mañana lunes, y sobre el que advirtió a Raúl Castro, Presidente interino del país: “Raúl, prepárate para mañana”, afirmó.
Chávez bromeó, además, sobre el teléfono que utilizaban, asegurando que Castro podía usarlo incluso para llamar a Bush.
“Ni en broma digas que yo hablo con Lucifer”, le respondió Castro.
“Hablando de Bush (...) él es demasiado poderoso para hablar con un demonio (...) Hugo, tú y yo somos ejes del mal”, añadió.
“Excuse me”, se disculpó en un momento de la conversación Chávez, que comenzó su programa con un “Buenos días a nuestra América”, y un saludo para Castro: “¿Qué tal, Fidel? ¿How are you? Good morning”, y se dirigió a Fidel Castro como “hermano” y “padre”.
En tono distendido, Chávez subrayó el hecho de que la conversación telefónica constituía la primera vez que Cuba escuchaba en vivo a Castro en los más de catorce meses de convalecencia.
Castro finalizó su conversación con el gobernante sudamericano debido a que, según dijo, debía “tomar una pastillas, algunas cosas de esas”, aunque le advirtió de que le iba a seguir oyendo.
“Estamos venciendo”, dijo Castro en su despedida.
“Estamos venciendo hermano, padre. Patria, socialismo o muerte”, replicó Chávez, al unirse a los gritos de “Fidel, Fidel”, con los que el auditorio despidió al líder cubano.
En el auditorio se encontraba una representación del gobierno cubano encabezada por el vicepresidente Carlos Lage, el comandante de la revolución Ramiro Valdés, actual ministro de Informática y Comunicaciones, y el canciller Felipe Pérez Roque, y había centenares de personas que se agolpaban en los alrededores.