Internacionales

Lluvias y deslaves azotan Costa Rica

* Hay varios cuerpos bajo enorme montaña de tierra y rocas en poblado de Atenas

Dos muertos, al menos diez desaparecidos y unas 400 personas evacuadas es el saldo de persistentes lluvias que afectan la mayor parte de Costa Rica y que este jueves obligaron a la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) a declarar “alerta roja” en varias comunidades.
Un sistema de baja presión que se ubica en la península de Yucatán genera abundante nubosidad y lluvias en la vertiente del Pacífico de Costa Rica, causando inundaciones en poblados de la región del Pacífico, explicó la CNE en un comunicado.
La madrugada de este jueves, un derrumbe cayó sobre seis casas en la localidad de Fátima en el cantón de Atenas, 42 km al noroeste de San José, provocando la muerte de dos personas y otras diez se encuentran desaparecidas, presumiblemente bajo una enorme montaña de tierra y rocas.
Ante la gravedad de la situación, la CNE declaró alerta roja en las localidades de Parrita, Garabito, Puntarenas y Atenas, ubicadas todas en la franja litoral del Pacífico, anunció el presidente de la CNE, Daniel Gallardo. Las lluvias han dejado también 800 viviendas inundadas.
Para el resto del territorio nacional rige una “alerta amarilla” que implica la vigilancia de las condiciones climáticas en todas las comunidades.
En las zonas bajo la alerta roja, donde se han producido las inundaciones, la CNE ha habilitado varios albergues para trasladar a las 400 personas afectadas, cifra que se teme podría aumentar dramáticamente si persisten las condiciones lluviosas en el país, como prevén los servicios meteorológicos.
El director nacional de operaciones de la Cruz Roja, Guillermo Arroyo, confirmó que “hasta el momento se han recuperado dos cadáveres”. Entre “ocho y diez viviendas” quedaron enterradas en la calle Fátima, del Barrio Mandarina, en la localidad de Atenas, por un corrimiento de tierra consecuencia de las intensas lluvias caídas en los últimos días.
Según Arroyo, es “muy difícil encontrar supervivientes porque son toneladas de tierra” las que cayeron sobre las viviendas. Los equipos de socorro no descartan nuevos desprendimientos de tierra, ya que sigue lloviendo.
Por su parte, el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Daniel Gallardo, expresó que “es una situación difícil y dolorosa, pero confiamos que Dios nos va a ayudar y vamos a encontrar personas con vida”.
Gallardo explicó que se han activado los comités locales de emergencias, debido a la influencia en el clima de una onda tropical que se encuentra en el Caribe. “El país está con los ríos muy crecidos y los suelos muy saturados, y hay muchas zonas en riesgo”, comentó el funcionario de la CNE.
En varias zonas del país se han reportado inundaciones, pero aún no hay un reporte oficial de daños ni evacuados.