Internacionales

Violentos combates en zonas tribales de Pakistán

* Los más violentos desde que talibanes afganos instalaron allí sus refugios con Al Qaida

Al menos 200 insurgentes islamistas y 50 soldados paquistaníes murieron desde el domingo en combates en las zonas tribales de Pakistán, los más violentos desde que los talibanes afganos instalaron allí sus refugios con sus aliados de Al Qaida, indicaron este martes fuentes militares paquistaníes.
Esta región del noroeste de Pakistán, fronteriza con Afganistán, se encuentra en el corazón de las zonas tribales donde Estados Unidos afirma que Al Qaida y los talibanes --expulsados del poder en Afganistán a finales de 2001-- reconstituyeron sus fuerzas, pese a la presencia de 90,000 militares paquistaníes.
Estos insurgentes talibanes y los islamistas relacionados con Al Qaida representan una de las mayores amenazas para el presidente Pervez Musharraf, quien tras un golpe de Estado en octubre de 1999 dirige la República Islámica de Pakistán, con 160 millones de habitantes y única potencia nuclear del mundo musulmán.
Estos enfrentamientos estallaron el domingo en el distrito de Waziristán del Norte cuando los rebeldes bombardearon caravanas del ejército. Los militares respondieron desplegando sus tropas terrestres con el refuerzo de helicópteros y aviones de combate en una zona montañosa cerca de la localidad de Mir Alí.
“Según nuestras informaciones desde esa región, los ataques fueron un éxito y unos 50 combatientes murieron y otros tantos resultaron heridos”, declaró un responsable militar desde la ciudad de Peshawar (noroeste).
El ejército confirmó estos ataques aéreos, pero sin más detalles.
El anterior balance oficial señalaba 150 islamistas y 45 militares muertos desde el domingo. Otros dos soldados murieron ayer martes al estallar una bomba al borde de una ruta.
Este balance total de unos 250 muertos no pudo ser verificado con otras fuentes.
La mayor parte de los 50,000 habitantes de Mir Alí huyó de sus hogares tras la destrucción de 50 viviendas, anunció un miembro de la tribu, Faridulá Khan. Utilizando los altavoces de la mezquita de la aldea, los habitantes suplicaron a los soldados que no incendiasen sus casas, explicó el jefe de la tribu, Malik Iqbal Jan.
El ejército no ataca a los civiles y “enfrenta a combatientes bien entrenados”, respondió por su parte el portavoz militar, el general Waheed Arshad. “Hay mucha relación con Afganistán. Muchos obtienen dinero y armas procedentes del otro lado de la frontera”, acusó.
El general Musharraf, que el sábado ganó las elecciones presidenciales, había asegurado la semana pasada que no había bases permanentes de Al Qaida en su país. Sin embargo, admitió que los extremistas islamistas relacionados con este movimiento se refugiaban en las zonas tribales.
Numerosos talibanes afganos se habían trasladado a estas regiones tribales después de haber sido derrocados en Afganistán a finales de 2001 por una coalición militar dirigida por Estados Unidos. El ejército estadounidense en Afganistán considera que muchos ataques perpetrados en este país se lanzan desde estos refugios islamistas de las zonas tribales paquistaníes.