Internacionales

Dos estadounidenses y un británico ganan el Nobel de Medicina

* Sus investigaciones abrieron nuevos horizontes en la investigación de enfermedades como el Alzheimer o el cáncer

Los estadounidenses Mario Capecchi y Oliver Smithies, y el británico Martin Evans, ganaron ayer lunes el Nobel de Medicina por sus trabajos sobre la creación de ratones transgénicos que abrió nuevos horizontes en la investigación de enfermedades como el Alzheimer o el cáncer.
Las investigaciones de Capecchi, Smithies y Evans permitieron descubrir cómo manipular genéticamente células madre embrionarias de ratones, señaló el Comité Nobel en el comunicado con el que dio cuenta del premio.
Los tres científicos han llevado a cabo sus investigaciones separadamente, aunque han estado en contacto.
Sus descubrimientos “se aplican actualmente en casi todos los terrenos de la biomedicina, desde la investigación fundamental hasta el desarrollo de nuevas terapias”, según el comunicado.
Sus trabajos permitieron desarrollar una técnica de modificación de genes a menudo denominada “knock-out”, es decir, la neutralización de uno o más genes.
Según el Comité Nobel, los descubrimientos de los tres ganadores “permitieron desarrollar una tecnología de inmensa importancia”.
Los ratones genéticamente modificados representan para los científicos modelos de laboratorio excepcionales que permiten estudiar las bases de enfermedades como el Alzheimer y el cáncer, así como la respuesta a nuevos medicamentos, explicó el comité.
Hasta ahora se han aislado más de 10,000 genes de ratón, aproximadamente la mitad de los que componen el genoma de los mamíferos.
“Los beneficios (de esos descubrimientos) para la humanidad continuarán en los próximos años”, añadió el Comité, al tiempo que los tres premiados declararon su felicidad a la emisora estatal sueca tras conocer su galardón.
“Estoy absolutamente encantado. Es el apogeo de una carrera”, declaró Evans, nacido en Gran Bretaña en 1941 y actualmente profesor de Genética en la Universidad de Cardiff.
Este profesor recibió en años pasados el título noble de Sir, y en su haber científico cuenta también con importantes estudios y descubrimientos sobre las células madre embrionarias de los ratones.
Para otro de los premiados, el estadounidense Olivier Smithies, el galardón significa que “su nombre permanecerá como alguien que ayudó a los otros”.
“Estoy encantado de haber sido premiado y estoy feliz de haber sido asociado a mis dos compañeros de premio”, añadió este profesor de Patología y Medicina, de 82 años, en la universidad estadounidense de Carolina del Norte (costa este).
Estos descubrimientos permitirán al hombre “tener mejores medicamentos y una mejor salud en el futuro”, aseguró por su parte el tercer premiado, el estadounidense de origen italiano Mario Capecchi, profesor de Genética Humana y de Biología en la Universidad del Estado de Utah, en Salt Lake City.
Capecchi y Smithies se conocieron en Estados Unidos, y ambos tuvieron la idea de que era posible reparar los genes utilizando un método denominado de “recombinación homóloga”.
Los tres investigadores ya recibieron también juntos en 2001 el premio estadounidense Albert Lasker, a menudo considerado como la antesala del Nobel de Medicina.
En 2006, los estadounidenses Andrew Fire y Craig Mello ganaron el Nobel de Medicina por el descubrimiento de un mecanismo que permite acallar los genes y luchar contra los agentes infecciosos, proporcionando así una herramienta de investigación intensiva sobre las enfermedades humanas.