Internacionales

Histórica cumbre de las dos Coreas

* Es el segundo encuentro entre ambos países en toda su historia

SEÚL / AFP

El presidente surcoreano Roh Moo-Hyun se convirtió este martes en el primer dirigente coreano en cruzar la frontera con Corea del Norte, de camino a la capital Pyongyang, donde se entrevistaría con el líder norcoreano Kim Jong-Il.
Esta cumbre, que se celebra desde ayer hasta mañana jueves, es el segundo encuentro entre ambos países en toda su historia. El primero se celebró en 2000. “Estoy cruzando esta línea prohibida como presidente”, declaró Roh a la televisión coreana poco antes de cruzar la frontera, situada en la zona desmilitarizada que divide la península coreana desde hace medio siglo.
“Después de volver a casa, mucha gente hará lo mismo. Entonces esta frontera será definitivamente borrada y la barrera caerá”, añadió solemnemente. “Esta visita servirá para derribar el muro de la división, aliviar el daño de la división y ponernos en el camino de la paz y de la reconciliación”, concluyó.
Roh cruzó la frontera a la altura del pueblo de Panmunjon, en el que se firmó el armisticio con el que se puso fin a la guerra de Corea (1950-1953) y que está en medio de la zona desmilitarizada que se extiende por 240 kilómetros de frontera.
Esta zona fue establecida al finalizar la guerra para consolidar la partición del país entre el norte comunista, apoyado por Rusia, y el sur capitalista, apadrinado por Estados Unidos.
Por razones de seguridad, el predecesor de Roh, Kim Dae-Jung, viajó en avión a Pyongyang para entrevistarse en 2000 con el presidente norcoreano, en lo que fue el primer encuentro entre ambos países desde su separación. Esa reunión sirvió para rebajar la tensión entre ambos estados.
Roh partió de su residencia oficial en Seúl, la Casa Azul, acompañado por su esposa, Kwon Yang-Suk, y por su comitiva de 300 personas que viajaban en vehículos. La cumbre entre los líderes de las dos Coreas llega en un momento de optimismo tras las exitosas negociaciones para el desmantelamiento nuclear de Corea del Norte a las que llegaron el pasado domingo en Pekín las seis partes implicadas (EU, Rusia, China, Japón y las dos Coreas).
El presidente surcoreano, cuyo mandato finaliza a finales de año, anunció que el punto principal de la agenda de su encuentro con Kim será la discusión de una paz permanente en la península coreana, e incluso podría firmarse formalmente el tratado de paz.
“Nos concentraremos en concretar un proceso que traiga la paz entre ambos países y el desarrollo económico,”, dijo Roh a su salida de Seúl. “La desnuclearización y la paz en la península no puede conseguirse sólo con un acuerdo entre el norte y el sur, pero creo que la determinación de las dos Coreas será crucial”, añadió.
Roh aseguró que tienen una “función histórica” en el encuentro, el segundo que se celebrará entre ambos países, que técnicamente siguen en guerra desde el conflicto de 1950-1953.
Otra de las cuestiones principales a tratar será las ayudas de Seúl a Corea del Norte, uno de los países más pobres de Asia. La renta per cápita surcoreana es 17 veces superior a la de la vecina del norte.