Internacionales

Desacuerdos obligan a aplazar sanciones a Irán


Los seis países que discuten sobre el programa nuclear iraní esperarán hasta noviembre por dos informes sobre el enriquecimiento de uranio de Teherán antes de decidir en la ONU nuevas sanciones contra Irán, según un acuerdo alcanzado ayer viernes en Nueva York.
Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania y la Unión Europea acordaron esperar por dos informes, uno del director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Mohammed ElBaradei, y otro del Alto Representante europeo para la Política Exterior, Javier Solana.
“Acordamos redactar un texto para una tercera resolución con sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU (...) con la intención de someterlo a votación, a menos que los informes de noviembre de Solana y ElBaradei muestren un resultado positivo de sus esfuerzos”, indicó el acuerdo.
Las nuevas sanciones buscarían forzar a Irán a abandonar su programa de enriquecimiento de uranio, con el que algunos países creen que busca fabricar un arma nuclear. Antes de las conversaciones ya era claro que aunque Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Alemania quieren imponer sanciones, Rusia y China pretenden dar a la AIEA más tiempo.
“Sí, es un compromiso, pero es un buen compromiso”, declaró el ministro francés de Relaciones Exteriores, Bernard Kouchner, quien se reunió el lunes en Nueva York con sus pares de Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Alemania, en un encuentro al que asistió también Solana.
“Esperaremos que sean presentados los dos informes. No sabemos qué contendrán los reportes”, señaló Kouchner. Las divisiones son fuertes, como reconoció indirectamente Kouchner. “Es un éxito ya que no estamos seguros de permanecer unidos”, destacó. “Seguimos unidos, siguiendo dos vías, una de negociación, la otra de sanciones”, estimó.
Las conversaciones reunieron a la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, y a sus pares de Rusia, China, Gran Bretaña, Francia, Alemania y la Unión Europea. Tuvieron una “muy larga y detallada discusión sobre los elementos” de una tercera resolución con sanciones y “hubo una activa participación de todos, incluyendo a los ministros ruso y chino”, dijo el subsecretario de Estado, Nicholas Burns.
El ministro de relaciones exteriores chino, Yang Jiechi, buscó “flexibilidad”. “Las negociaciones diplomáticas son la mejor opción para resolver el tema nuclear iraní pacíficamente y alcanzar los intereses comunes de la comunidad internacional”, dijo.
Por su parte, el ministro de relaciones exteriores de Alemania, Franck-Walter Steinmeier, advirtió antes de la reunión que “no va a ser sencillo”.
Irán y la AIEA acordaron el mes pasado un cronograma para que Teherán provea respuestas a los cuestionamientos sobre su programa nuclear, y funcionarios de la agencia se encuentran en Irán para sostener conversaciones. La AIEA ha estado investigando el programa nuclear iraní por los últimos cuatro años, pero hasta ahora no ha podido concluir si tiene fines pacíficos o no.
Irán rechaza las acusaciones de las potencias occidentales de que estaría intentando producir armas atómicas y lo disimula con su programa nuclear civil, que según Teherán tiene como fin el enriquecimiento de uranio como signatario del tratado de no proliferación nuclear.
El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado en dos oportunidades sanciones para obligar a Irán a suspender su programa de enriquecimiento de uranio, que puede ser usado para la generación de energía y para la producción de armas nucleares. Pese a la amenaza de nuevas sanciones, Irán rehúsa detener su programa nuclear.
El presidente iraní Mahmud Ahmadineyad dijo esta semana en la Asamblea general de la ONU que el tema nuclear está “cerrado”, lo que recibió una rápida respuesta de Washington, que aseguró que Ahmadineyad está “terriblemente equivocado”.