Internacionales

EU lanza al espacio la sonda Dawn

* Va hacia Vesta y Ceres, dos de los mayores asteroides en órbita alrededor del Sol

La Nasa lanzó este jueves la sonda Dawn hacia Vesta y Ceres, dos de los mayores asteroides en órbita alrededor del Sol, para intentar descifrar los misterios del nacimiento del Sistema Solar.
El lanzamiento tuvo lugar con un cohete Delta II a las 11H34 GMT bajo un cielo parcialmente cubierto desde la base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en Cabo Cañaveral (Florida, sudeste), según imágenes de la cadena de televisión de la agencia espacial estadounidense.
El largo viaje de la sonda la llevará en una primera etapa a rodear Vesta, en octubre de 2011. Retomará luego su periplo en abril de 2012 para girar en torno a Ceres, a donde llegará en febrero de 2015, recorriendo en total 5,100 millones de kilómetros.
El primer objetivo de la misión Dawn (Amanecer, en inglés) --prevista para durar ocho años-- es detectar los primeros momentos del Sistema Solar, hace 4,600 millones de años, intentando comprender el proceso de formación de estos dos asteroides.
El segundo objetivo es determinar la naturaleza de los elementos que crearon estas dos entidades --situadas entre Marte y Júpiter-- con características similares a la Tierra.
Por último, la sonda --que mide 1,64 metros de largo y 1,27 metros de ancho-- estudiará por qué Vesta y Ceres tuvieron una formación y una evolución diferentes, cosa que debería permitir comprender el papel del agua en la evolución de los asteroides.
Para efectuar su misión, Dawn está dotada de tres instrumentos científicos: una cámara de muy alta definición y dos espectómetros.
Ceres, descubierto en 1801, tiene una forma esférica con 960 km de diámetro. Está formado de 25% de agua en forma de hielo que recubre un núcleo rocoso.
Este asteroide fue clasificado en 2006 como un “planeta enano”, según una nueva definición establecida por la Unión Astronómica Internacional tras un debate sobre el estatuto de Plutón, que perdió entonces su nominación de planeta.
Plutón entró en esta nueva categoría junto a Ceres y Eris.
Por otro lado, Vesta, descubierto en 1807, es una gran roca irregular sin rastros de agua y con un núcleo de hierro de un diámetro promedio de 520 km. Un enorme cráter en el polo sur de Vesta (460 km de ancho y 13 km de profundidad), producto de una colisión, será especialmente estudiado durante la misión.
Los astrónomos estiman que el 5% de todos los meteoritos encontrados en la Tierra provienen de ese gigantesco choque sufrido por Vesta.
“Pretendemos saber cómo fueron los ancestros de nuestros planetas, y comprender la evolución de estos cuerpos celestes primitivos que son los elementos básicos que forman la Tierra”, explicó el astrónomo Christopher Russell, de la Universidad de California, responsable científico de la misión.
La sonda tiene un motor eléctrico de propulsión iónica que consume muy poco carburante --273 litros en total-- y asegura un impulso poco poderoso pero constante, que permite alcanzar grandes velocidades progresivamente.
Tras abandonar la misión en dos oportunidades, la Nasa finalmente relanzó en 2006 el proyecto, estimado en 449 millones de dólares.