Internacionales

Cuba: “Bush es un criminal y no tiene autoridad moral”

La delegación cubana se retiró del plenario de la Asamblea de la ONU en señal de profundo rechazo al discurso arrogante y mediocre del presidente Bush

La delegación de Cuba explicó hoy que su retirada del pleno de la Asamblea General de la ONU fue una "señal de profundo rechazo" ante las palabras del presidente de EEUU, George W. Bush, sobre la situación de las libertades en la isla y en otras naciones.
"Bush es un criminal y no tiene autoridad moral, ni credibilidad para juzgar a ningún otro país", afirmó hoy Cuba en una declaración a Efe de su delegación ante el organismo multilateral.
Cuba está representada en el debate de la 62 Asamblea General de la ONU por su ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque. La delegación cubana se levantó hoy de la sala del plenario de la Asamblea al escuchar las alusiones a la falta de libertades en la isla que Bush hizo en su discurso.
En su intervención, el jefe de la Casa Blanca pidió a la ONU que, en estos momentos de transición del régimen castrista, "insista en su presión para que haya libertad de expresión, de asociación", así como la celebración de "elecciones libres".
El mandatario de EEUU, que dedicó su discurso ante el foro multilateral a reivindicar la importancia de la Declaración de los Derechos Humanos firmada hace seis décadas, mencionó también a otros países como Irán, Zimbabue y Birmania, contra el que Washington ya ha anunciado que aplicará nuevas sanciones.
En la declaración de la delegación cubana, se subraya que su retirada hoy del plenario de la Asamblea General de la ONU fue "en señal de profundo rechazo al discurso arrogante y mediocre del presidente Bush".
"Bush es responsable del asesinato de más de 600 mil civiles en Irak, autorizó la tortura de prisioneros en la base naval de Guantánamo y el secuestro de personas, vuelos clandestinos y cárceles secretas", agregaron las autoridades cubanas.
Asimismo, consideraron al líder estadounidense como "un criminal, y no tiene ni autoridad moral, ni credibilidad para juzgar a ningún otro país. Cuba condena y rechaza cada letra de su infame diatriba", señalaron.