Internacionales

Bush defiende lucha contra tiranía en asamblea de la ONU

Bush se refirió a la falta de libertades de Cuba, alusión que provocó una protesta de la delegación cubana, que se levantó en ese momento de la sala

El presidente estadounidense, George W. Bush, animó hoy a la ONU a mantener su lucha contra la tiranía y la falta de libertades, principios que, según dijo, han llevado a su país a imponer más sanciones al régimen militar de Birmania.
En su intervención ante la Asamblea General de la ONU, Bush evitó hablar de los grandes conflictos internacionales y sólo mencionó de pasada a Irán como uno de los países donde no hay libertades y la gente vive con miedo.
Bush recordó ante los representantes de los 192 miembros de la ONU la importancia de la Declaración de los Derechos Humanos que se aprobó hace seis décadas, y subrayó que esos derechos todavía hoy son violados en muchas partes del mundo.
El presidente estadounidense se detuvo en el caso especial de la Junta Militar de Myanmar (antigua Birmania), un país donde se están registrando estos días multitudinarias protestas pacíficas por la falta de libertades.
"En Birmania, el pueblo no tiene libertad de expresión ni de asociación, las minorías son perseguidas. El régimen mantiene encarcelados a miles de prisioneros políticos", dijo Bush, quien destacó el caso de la opositora Aung San Suu Kyi, la premio Nobel de la Paz que se encuentra bajo arresto domiciliario desde 2003.
En este sentido, anunció la imposición de nuevas sanciones económicas, como la congelación de activos y la prohibición de viajar a los miembros destacados de la Junta Militar y a sus familiares. Washington ya mantiene restricciones a las importaciones, exportaciones y a las transacciones financieras con Birmania, así como prohibiciones para el comercio de armas.
Bush también se refirió a la falta de libertades de Cuba, alusión que provocó una protesta de la delegación cubana, que se levantó en ese momento de la sala. El presidente reconoció, no obstante, que en otros puntos del planeta las libertades han ido ganando terreno al terror y mencionó a Ucrania, Georgia, Mauritania, Liberia, Sierra Leona y Marruecos.
También habló de los avances democráticos en Líbano, Afganistán e Irak, pese a la presión que han realizado los extremistas. Otro de los puntos conflictivos del planeta a los que se refirió el presidente fue la región sudanesa de Darfur, donde "Naciones Unidas debe cumplir con su promesa de desplegar rápidamente una fuerza de paz", dijo.