Internacionales

Occidente se opone a establecer zona desnuclearizada a Medio Oriente


La Agencia Internacional de la Energía Atómica adoptó el jueves una resolución no vinculante para establecer una zona libre de armas nucleares en Oriente Medio, según una propuesta de Egipto que tuvo el voto negativo de Israel y Estados Unidos, y la abstención de la Unión Europea.
Un total de 53 países votaron en favor de la resolución, 47 se abstuvieron y dos países votaron en contra durante la asamblea general de la AIEA en Viena.
Tradicionalmente, la AIEA adopta las resoluciones por consenso de sus miembros, pero la cuestión de Medio Oriente se ha convertido en un rompecabezas político en la asamblea general.
La misión de la Asamblea es aprobar los principios generales de la AIEA, que cuenta con 144 miembros. La agencia está al cargo de la verificación del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNT) que cuenta también con 144 miembros.
Pero es el Consejo de Gobernadores, formado por 35 países miembros, el que toma las decisiones para establecer la forma en que debe aplicarse la política de la AIEA.
La resolución adoptada el jueves llama a "todos los países de la región a establecer una zona donde las armas nucleares no sean ni desarrolladas, ni fabricadas, ni probadas, ni adquiridas". También pide que se prohíba "el almacenamiento de bombas atómicas en el territorio de los países de la zona o en los territorios bajo su control".
La resolución llama asimismo a los países que poseen la bomba atómica y a todos los otros países a "ayudar al establecimiento de tal zona".
Israel, que ha adoptado una política de "ambigüedad nuclear", no confirma ni desmiente tener el arma atómica, incluso si a finales del año pasado el primer ministro israelí Ehud Olmert pareció reconocer implícitamente, en un desliz aparente, que su país posee la bomba nuclear.
Los países árabes afirman por su parte que el Estado hebreo cuenta con el arma atómica y que constituye un peligro para la paz y la estabilidad de Medio Oriente.
Tradicionalmente, los países árabes introducían en la asamblea general de la AIEA una resolución sobre la "amenaza nuclear israelí" pero, frente a la fuerte oposición de los países occidentelas, la retiraban después.
La resolución era así aplazada hasta el año siguiente a cambio de la aceptación por Israel de una petición de zona desnuclearizada en Oriente Medio.
Este arreglo no funcionó, por primera vez, durante la asamblea general del año pasado.
Por otra parte, la asamblea general de la AIEA de este año se celebra en un momento de creciente tensión sobre la cuestión nuclear iraní.