Internacionales

O. J. Simpson liberado bajo fianza

* Fiscalía y defensa acordaron el pago de 125 mil dólares por su liberación provisional

LOS ÁNGELES / AFP

El ex astro del football americano, O. J. Simpson, fue liberado este miércoles de prisión tras recibir una libertad bajo fianza en su primera comparecencia ante un tribunal en Las Vegas, donde fue inculpado formalmente de intento de secuestro y robo a mano armada.
Recibido por una avalancha de periodistas y docenas de espectadores, Simpson salió con traje azul y camisa blanca del edificio, hacia las 12:15 horas locales (19:15 GMT), en un coche gris que se dirigió hacia un destino desconocido, y al que inmediatamente le dieron caza helicópteros de las cadenas televisivas estadounidenses.
Más temprano se había informado que Simpson --quien fue absuelto del brutal asesinato de su ex esposa y del amigo de ésta en un sonado caso que mantuvo en vilo a Estados Unidos a mediados de los 1990--, sería liberado luego de que la Fiscalía y la defensa acordaran el pago de una fianza de 125,000 dólares.
El ex jugador también deberá entregar su pasaporte en las próximas 24 horas.
Los cargos fueron presentados luego de un incidente en un hotel casino en Las Vegas el jueves, cuando un grupo de hombres armados, entre ellos Simpson, supuestamente irrumpió en una habitación y tomó por asalto artículos deportivos de dos coleccionistas.
“Está muy aliviado, muy feliz. Sólo quiere ir a su casa y estar con sus amigos y los niños”, dijo el abogado de Simpson Yale Galanter a reporteros tras la audiencia, que duró unos 10 minutos. Galanter elogió la decisión de liberar a Simpson, y dijo que no había posibilidad de que su cliente intentara huir del país. “No hay un lugar en el planeta donde no reconozcan a Simpson”, dijo.
Simpson fue acusado de 11 cargos, entre ellos dos de conspiración para cometer un secuestro con uso de arma mortal, dos de robo con arma mortal y asalto con arma mortal. Si es hallado culpable, podría pasar varios años, incluso décadas, en prisión.
En la audiencia, Simpson habló brevemente sólo para confirmar que había entendido los cargos en su contra y corroborar su lugar de residencia, y se fijó una nueva audiencia para el 22 de octubre.
El ex icono deportivo llegó al tribunal, esposado y vestido con un overol azul, a través de un túnel subterráneo, para una comparecencia que recordaba la atmósfera circense que acompañó su proceso por asesinato doce años atrás.
En entrevistas previas a su arresto el domingo, el polémico deportista negó haber robado, y explicó que sólo había ido a recuperar artículos que le habían sustraído a él. También negó que los demás hombres estuvieran armados.
En una grabación de audio difundida el lunes, se puede escuchar a un hombre identificado como Simpson confrontando furiosamente a los dos vendedores de artículos de colección. “¿Ustedes creen que pueden robarme mi mierda y venderla?”, se escucha decir a Simpson en la grabación, luego de ordenarle a sus compañeros: “¡No dejen que nadie salga de aquí!”
También se escuchan varias voces que agresivamente y en un lenguaje lleno de improperios exigen a las víctimas del atraco, Alfred Beardsley y Bruce Fromong, que les entreguen los coleccionables.
En un posterior e inesperado giro de este caso, el martes se informó que Fromong había sido hospitalizado en Los Ángeles tras sufrir un ataque cardíaco masivo. Los funcionarios del centro médico Cedars Sinai no estaban disponibles para hacer comentarios.
El informe agrega que ambos vendedores habían sido emboscados en el hotel a través de otro hombre que los condujo allí, Thomas Riccio, también vendedor de artículos de colección. Riccio les dijo a las víctimas que había un comprador interesado en objetos relacionados con Simpson.
En 1995, Simpson fue absuelto del asesinato el año anterior de su ex esposa Nicole Brown y del amigo de ella, Ron Goldman, tras un veredicto que fue recibido con indignación por la opinión pública estadounidense.
Luego fue hallado responsable de las muertes en un proceso civil en 1997 y condenado a pagar 33.5 millones de dólares por daños y perjuicios a los familiares de las víctimas.
Los familiares de Nicole Brown y Ron Gold no han dado descanso a Simpson, y el año pasado lideraron una lluvia de protestas en contra del libro “If I did it” (Si lo hubiera hecho), en el que el ex jugador narra lo que habría hecho si hubiera cometido ese doble asesinato.