Internacionales

Memorias de Greenspan resultaron “explosivas”

* Dice que Bush quería derrocar a Saddam Hussein en buena medida por su codicia de petróleo

WASHINGTON / AFP

El ex presidente de la Reserva Federal estadounidense, Alan Greenspan, abandonó este lunes su habitual discreción al lanzar un libro en el que critica a la Casa Blanca por varios motivos, desde la invasión a Irak hasta sus gastos “fuera de control”.
El cargo más explosivo en las memorias de Greenspan --La Era de las turbulencias, aventuras en un nuevo mundo--, es que el gobierno del presidente George W. Bush quería derrocar al líder iraquí Saddam Hussein en buena medida por su codicia por el petróleo de ese país.
“Lamento que sea políticamente inconveniente estar de acuerdo con lo que todo el mundo sabe: que la guerra de Irak es principalmente por petróleo”, escribió en su libro, que llegó este lunes a las librerías.
Greenspan, quien durante su gestión como presidente de la Reserva Federal fue famoso por mantener la boca cerrada, también acusa a Bush de abandonar los principios republicanos en economía.
Sus memorias aparecen apenas dieciocho meses después de que abandonó la Fed --tras una carrera que abarcó desde 1987 hasta 2006-- con la economía estadounidense en una encrucijada en la víspera de una reunión crucial de la Fed bajo el liderazgo de su sucesor, Ben Bernanke.
El hombre que fue llamado “Oráculo” cuenta su versión sobre las casi dos décadas al frente de la institución financiera más poderosa del mundo, e incluye sorprendentes ataques al gobierno de Bush.
Greenspan, republicano de toda su vida, escribe que aconsejó a la Casa Blanca vetar algunas leyes que dejaron los gastos “fuera de control” mientras los republicanos controlaban el Congreso.
De acuerdo con el Wall Street Journal, afirma que la negativa de Bush a hacerlo “fue un grave error”. Los republicanos en el Congreso, afirmó en el libro, “cambiaron los principios por poder y acabaron por quedarse sin los dos”.
“Merecieron perder” en las elecciones de 2006, cuando los demócratas retomaron el control del Congreso, añadió.
La Casa Blanca admitió el lunes haberse “sorprendido un poco” ante las críticas de Greenspan.
“Creo que el presidente se sorprendió un poco por algunas de las críticas del libro, por ejemplo, con relación a los recortes de tasas”, dijo el portavoz Dana Perino, quien se apresuró a mencionar una entrevista posterior en la que Greenspan suaviza sus críticas.
Se ha dicho que Greenspan, de 81 años, cobra más de 100,000 dólares por dictar una conferencia, y, según se informó, cobró a Penguin Books 8.5 millones de dólares por adelantado por el libro.
En sus explosivas memorias, da su propia versión de los hechos que rodearon el crash financiero de 1987, la explosión de la burbuja de internet y la recesión de 2001, coincidente con los atentados terroristas de 11 de setiembre.
En un blog que le fue abierto por la librería en línea Amazon.com, Greenspan dice que cuenta detalles de su infancia en Nueva York, sus años como músico de jazz y su amistad con presidentes estadounidenses.
“Después de varios años hablando el lenguaje de la Fed, en declaraciones cuidadosamente medidas ante el Congreso, finalmente ahora puedo usar mi propia voz”, afirma Greenspan con una comunicatividad que no le es característica.
“He abordado primero la parte personal, pero después tramé una historia detectivesca sobre la economía”, añadió Greenspan en su blog. “¿Qué significaron los virajes económicos que empezamos a detectar a fines de los años noventa?”, se preguntó.
Sus memorias aparecen en momentos en que la institución que dirigió por muchos años se dispone a celebrar su reunión más esperada en muchos años.
En efecto, el martes, inversionistas de todo el mundo seguirán de cerca la decisión de la Fed en busca de alguna señal que pueda aliviar la crisis que ha sacudido los mercados y llevado a un encogimiento del mercado de crédito.
Cada vez son más los que culpan a Greenspan por parte de la crisis. Según ellos, al mantener las tasas de interés tan bajas por largo tiempo, ayudó a alimentar la burbuja inmobiliaria mucho antes de que estallaran las tribulaciones actuales.
“Se equivocan”, replicó Greenspan. “Nuestro trabajo era descongelar el sistema bancario estadounidense si se quería que la economía funcionase. Y esto requería tasas de interés bajas.”

Arremete contra “populismo de Chávez”
Greenspan arremetió contra el populismo latinoamericano, dando como ejemplos al actual presidente venezolano, Hugo Chávez, y el ex mandatario argentino Juan Domingo Perón, en sus memorias publicadas este lunes.
“El populismo económico hace amplias promesas sin tener en cuenta cómo financiarlas”, aseguró el ex funcionario, en el capítulo dedicado a América Latina en su libro titulado “La era de la turbulencia: aventuras en un nuevo mundo”.
Desde su punto de vista, la región pasó de una crisis a otra de los 70 a los 90, porque “América Latina no ha sido capaz de conseguir dejar el populismo económico que desarmó simbólicamente a todo un continente en la competición con el resto del mundo”.