Internacionales

Pánico en Gran Bretaña por crisis del Northern Rock


Los clientes del banco británico Northern Rock, afectado por la crisis de las hipotecas de alto riesgo, seguían haciendo este sábado largas colas para retirar su dinero.
Después de la intervención del Banco de Inglaterra el viernes, se extendió el temor de la gente por sus ahorros, y muchas personas aguardaron en la calle incluso antes de la apertura de las oficinas de la entidad, especializada en el crédito inmobiliario.
Ya el viernes, cientos o incluso miles de ellos desfilaron ante sus ventanillas a pesar de los llamados a la calma de las autoridades y de los responsables del octavo banco del Reino Unido.
Ante la negativa de otros bancos privados a prestarle dinero por la incertidumbre producida por los créditos hipotecarios de riesgo en Estados Unidos, el Banco de Inglaterra tuvo que acudir ese día en rescate del Northern Rock con una aportación de fondos “mientras solventa su problema de liquidez”.
El Financial Times consideró en un editorial “razonable” esa decisión.
La acción de Northern Rock cayó el viernes más del 30% en la Bolsa de Londres.
Alrededor de mil millones de libras (1,500 millones de euros, 2,000 millones de dólares) pudieron ser retiradas por los particulares sólo en esa jornada, es decir, un 4 o un 5% del total de los depósitos del banco, según fuentes del sector citadas por la BBC.
El Northern Rock cuenta con un millón y medio de clientes y unos 800,000 tienen su hipoteca suscrita con él, lo que lo eleva al quinto puesto de los bancos británicos en ese aspecto. La mayoría de las portadas de la prensa británica de este sábado muestran las largas filas del viernes ante oficinas del Northern. “Pánico en las calles de Gran Bretaña”, titula The Independent, mientras que otros buscan culpables.