Internacionales

Chávez pide a Uribe reunión con líder FARC

* Presidente francés, Nicolás Sarkozy, dispuesto a acompañarlos a región del Caguán para negociar liberación de rehenes

El presidente venezolano, Hugo Chávez, pidió por televisión a su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, que le permita ir al Caguán, en Colombia, a reunirse con el jefe de las FARC, Manuel Marulanda, para lograr la liberación de 45 rehenes de la guerrilla colombiana.
Uribe, sin embargo, dio a entender su rechazo a la iniciativa recordando su posición de no realizar ningún despeje militar en territorio colombiano para negociar con las FARC, como reclamó Chávez en su intervención televisiva.
Chávez afirmó que el mandatario francés, Nicolás Sarkozy, le había dicho que lo acompañaría a la región del Caguán (sur), para negociar la liberación de los rehenes de esa guerrilla, entre ellos la ex candidata presidencial franco-colombiana Ingrid Betancourt, a cambio de 500 rebeldes presos.
“El presidente Uribe me pidió que ayudara. Yo quiero ayudar. Le hago la solicitud formal ante el mundo, permítame hablar con Marulanda en Colombia”, dijo Chávez ayer sábado en un discurso televisado.
“Acompáñame”, le pidió Chávez a Uribe, y agregó que “Sarkozy me dijo que hasta él puede ir conmigo al Caguán”.
“Quiero ser útil, pero tienen que ayudarme los colombianos. Si el gobierno colombiano y la guerrilla se mantienen inamovibles, ¿cómo hago yo?”, exclamó.
“Yo trato de mediar y seguiré, porque yo me empeño. He hecho un plan, pero aquí se requiere la ayuda tanto del gobierno colombiano como de la guerrilla”, añadió.
Chávez refirió que ayer sábado recibió una comunicación de Marulanda en la cual el jefe de las FARC lo invitó a conversar en la zona del Caguán, el área que estuvo bajo despeje militar durante las negociaciones de paz que intentó el ex presidente colombiano Andrés Pastrana.
“Quiero hablar con él, quiero hablar con el jefe”, resaltó Chávez, quien sostuvo que la solución al canje humanitario debe buscarse con “los jefes”.
“Creo que lo pudiésemos arreglar (el canje humanitario) rapidito en una buena conversación con los jefes”, agregó Chávez, e indicó que también el presidente boliviano, Evo Morales, estaría dispuesto a participar en la mediación.
Al insistir en su petición para ir a Colombia a entrevistarse con Marulanda, Chávez pidió que se realice un despeje militar breve en el Caguán, “con testigos y por supuesto con la seguridad para ambos”.
“Si después de conversar durante unas horas, doce horas, uno se da cuenta de que no se pudo (llegar a un acuerdo), yo no me voy a quedar allá”, agregó.
En tanto, Uribe rechazó la solicitud señalando a radios locales en la población de Rionegro (noroeste) que “lo dicho no hay que repetirlo”.
Ante la insistencia de los periodistas, agregó: “No me hagan tratar esos temas públicamente y ustedes conocen mi posición sobre ese aspecto”.
A lo largo de sus más de cinco años de gobierno, Uribe ha dicho que no desmilitarizará ninguna zona del territorio para una negociación con las FARC, como ocurrió durante el período de su predecesor, Andrés Pastrana, para unos frustrados diálogos de paz.
La mediación de Chávez busca el canje de 45 rehenes de la guerrilla por unos 500 guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas).
Ya el nueve de septiembre Chávez había expresado su voluntad de ir a Colombia a entrevistarse con Marulanda, si recibía autorización de Uribe. Pero el lunes, el gobierno colombiano declaró que consideraba “inviable” esa propuesta.
En su papel de mediador, Chávez se reunió con Uribe el 31 de agosto en Bogotá, y ha conversado telefónicamente con Sarkozy. También se ha entrevistado con los familiares de los rehenes de las FARC y de los guerrilleros presos.
En el grupo de secuestrados se encuentran, además de Betancourt, tres estadounidenses técnicos en fumigación de narcocultivos, varios políticos y decenas de militares y policías, algunos de ellos próximos a cumplir diez años en poder del grupo rebelde.