Internacionales

El deshielo hace navegable la ruta a través del Polo Norte

Es la ruta marítina más corta entre Europa y Asia y su apertura supone redibujar el mapa de las rutas comerciales, lo que podría amenazar a la ruta por el Canal de Panamá

La Agencia Europea del Espacio (ESA) ha publicado unas fotografías que muestran que, a causa del calentamiento global, esa ruta históricamente intransitable ha quedado abierta a barcos comunes, informó El País en su sitio web.
El hecho que añade tensión a la rivalidad surgida entre los países ribereños --Canada, Rusia y Dinamanarca-- por controlar los recursos y los accesos a una zona que podrá convertirse en la clave para el comercio mundial del futuro inmediato, y los expertos calculan que usar este recorrido es más barato que utilizar el Canal de Panamá.
El área cubierta por hielo, según la ESA, ha caído a su nivel más bajo esta semana desde que hay mediciones vía satélite, esto es, desde hace unos 30 años. El mosaico creado por la Agencia Europea del Espacio ha sido elaborado a partir de 200 imágenes.
"Hemos visto que el área cubierta por hielo ha caído hasta los tres millones de kilómetros cuadrados, lo que es cerca de un millón de kilómetros cuadrados menos que el mínimo registrado anteriormente en 2005 y 2006.
Ha habido una reducción media anual de la cubierta de hielo, en los últimos 10 años, de unos 100 mil kilómetros cuadrados, así que la pérdida de un millón de kilómetros cuadrados en un solo año es algo extremo", señala Leif Toudal Pedersen, del Centro Nacional del Espacio de Dinamarca.
La superficie helada del Océano Ártico se expande y se reduce ya sea invierno o verano; pero la tasa total de pérdida de hielo se ha acelerado desde 1978.
Así, la ruta más directa del Paso del Noroeste, a través del norte de Canadá, aparece en las nuevas imágenes totalmente navegable, mientras que el Paso del Noreste que trascurre junto a Noruega y Rusia (marcado con una línea azul), se muestra bloqueado sólo parcialmente.
Tensión entre naciones
El anuncio de la ESA, coincide con una lucha larvada entre las potencias ribereñas por la soberanía del Ártico.
Rusia, que recientemente colocó una bandera en el lecho marino bajo el hielo del Polo Norte, reclama una gran parte de la región, rica en recursos energéticos.
Canadá también ha estado esgrimiendo sus argumentos y ha anunciado sus planes para construir un puerto en Nanisivik, cerca del acceso oriental al Paso del Noroeste, lo que le permitirá abastecer de combustible y víveres a sus patrulleras militares.