Internacionales

Réplicas de sismo azotan Indonesia

* Autoridades se vieron obligadas a declarar y volver a levantar la quinta alerta de tsunami en tres días

Fuertes réplicas azotaron el jueves la isla indonesia de Sumatra, desencadenando repetidas alertas de tsunami, mientras las autoridades afirmaban que los daños del potente sismo, que causó diez muertos, no fueron tan malos como se temió.
Una réplica de magnitud 6.8 hizo que a última hora del jueves, las autoridades indonesias se vieran obligadas a declarar, y posteriormente volver a levantar la quinta alerta de tsunami en los últimos dos días.
Sin embargo, pareció quedar claro que Indonesia se salvó de la enorme devastación que potencialmente pudo producir el primer sismo de magnitud 8.4 que sacudió Sumatra el miércoles.
No obstante, las autoridades advirtieron que el número de víctimas podría aumentar, pues por el momento las líneas telefónicas y la electricidad están cortadas en muchas partes de la isla y los equipos de socorro no pudieron llegar a las zonas más remotas.
En todo caso, muchos habitantes de Sumatra pasaron la noche fuera de sus casas, por temor a que se produjera un nuevo terremoto.
El sismo del miércoles fue tan fuerte que también se notó en Tailandia y Malasia, desencadenando una alerta de tsunami en toda la zona del Océano Índico, así como en el este de África, ante el recuerdo de aquel diciembre de 2004 en que una ola gigante mató a 222,000 personas.
Asimismo, otro sismo se registró en el norte de otra gran isla de Indonesia, en este caso Sulawesi, el jueves, con una magnitud de 6.2, según el Instituto Geológico de Estados Unidos, a unos 2,700 kilómetros al este del epicentro del temblor de Sumatra.
Ese terremoto también desencadenó una alerta de tsunami, pero por el momento no se recibieron informaciones de daños y la alerta fue levantada posteriormente.
El vicepresidente indonesio, Jusuf Kalla, expresó su alivio por los daños contenidos del temblor del miércoles. “Ayer (miércoles) esperábamos destrucciones muy importantes. Pero de acuerdo con las informaciones recibidas esta mañana, nos alegra constatar que los daños son menos significativos de lo que pensábamos”, declaró, citado por el sitio internet de información Okezone.
Tras el alivio inicial, las autoridades de Yakarta pusieron en marcha equipos de rescate y aviones para socorrer a las poblaciones afectadas.
Dos aviones de carga Hércules sobrevolaron al amanecer Bengkulu, la ciudad costera, a un centenar de kilómetros del epicentro.
Las autoridades de la localidad reconocieron que el sismo causó seis muertos en la zona, mientras que otras cuatro víctimas se registraron en otros lugares, así como varias decenas de heridos.
Asimismo, al menos 130 casas quedaron completamente destruidas y otras 4,000 viviendas sufrieron daños parciales.
“Es un milagro que nadie del pueblo muriera”, dijo Mukhtar, un habitante de 42 años del pueblo de Kota Agung, cercano a Bengkulu, donde se derrumbaron numerosas viviendas.
Muchos habitantes de la zona afirmaron haber sobrevivido porque salieron precipitadamente de sus casas en cuanto notaron el temblor.
La localidad de Bengkulu (unos 350,000 habitantes) ya se había visto golpeada en 2000 por un terremoto de magnitud 7.3 responsable de unas 100 muertes.
El sismo del miércoles se sintió también fuertemente en Yakarta (a unos 600 km del epicentro) donde oscilaron los edificios más altos.
En Bangladesh, cientos de miles de personas de pueblos costeros huyeron de sus viviendas hacia el interior tras las alertas de tsunami.