Internacionales

Entierran en Colombia a políticos rehenes de FARC

* Familiares entregaron un “cirio de la esperanza” a las madres de otros que aún permanecen como rehenes

En medio de escenas de dolor y peticiones para que los otros secuestrados por las FARC no corran la misma suerte, los once ex diputados que murieron mientras eran rehenes de esa guerrilla fueron enterrados este miércoles por sus familiares en la ciudad colombiana de Cali.
Familiares de los políticos entregaron un “cirio de la esperanza” a las madres de las también rehenes Ingrid Betancourt y Clara Rojas, que permanecen en poder de ese grupo, en una ceremonia religiosa.
El cirio fue llevado por Juan Carlos y Danila Narváez, hijos de uno de los ex diputados (legisladores regionales) ante la asamblea del Valle del Cauca, durante los actos cumplidos antes de dar sepultura a los rehenes en la capital departamental, Cali, 500 km al suroeste de Bogotá.
Yolanda Pulecio, madre de la colombo-francesa Betancourt --secuestrada desde febrero de 2002--, señaló emocionada que espera que el gesto “sirva para que en Colombia se acabe esta guerra”.
Betancourt y Rojas hacen parte, junto a tres estadounidenses y decenas de policías y militares colombianos, del grupo de 45 rehenes que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) proponen canjear por 500 rebeldes presos.
Los 11 ex diputados, que también hacían parte del grupo de canjeables, murieron el 18 de junio según los rebeldes en el fuego cruzado con un grupo militar, aunque el gobierno colombiano acusa a la guerrilla de haberlos asesinado.