Internacionales

Chile conmemora su propio 11 de septiembre

* Palacio presidencial de La Moneda lucía cercado con rejas de seguridad y resguardado por policías

Chile conmemoró este martes el aniversario del golpe militar que derrocó en 1973 al presidente socialista Salvador Allende e instaló en el poder a Augusto Pinochet, con una decena de actos restringidos por la autoridades para evitar los hechos de violencia de años anteriores.
El palacio presidencial de La Moneda lucía cercado con rejas de seguridad y resguardado por piquetes de policías, que controlaban el acceso a los grupos de adherentes o de víctimas de la dictadura militar que rendían homenaje a Allende, quien se suicidó el 11 de septiembre de 1973 en medio de la asonada golpista.
Las autoridades autorizaron únicamente a 12 organizaciones a pasar por un costado del palacio presidencial hasta la puerta de calle Morandé 80, por donde fue retirado el cadáver del derrocado mandatario socialista.
Dirigentes de los partidos Comunista y Socialista, de otros grupos de izquierda, ex colaboradores y víctimas de la dictadura depositaron ofrendas florales tanto en ese lugar como a los pies de una estatua de Allende en la contigua Plaza de la Constitución.
Algunos grupos, impedidos de pasar, se enfrentaron con los policías que custodiaban el lugar, aunque hasta el mediodía del martes no había detenidos. El domingo, tras una marcha de conmemoración, la policía detuvo a alrededor de 150 manifestantes por desórdenes.
El gobierno restringió este año las manifestaciones después que el año pasado, durante una marcha, exaltados lanzaron una bomba molotov contra La Moneda.
Temprano, la presidenta Michelle Bachelet encabezó una ceremonia en la casa de gobierno, donde también participaron autoridades y familiares de Allende.
En la ceremonia, que precedió a una misa, Bachelet reiteró el compromiso de Chile en el respeto a los derechos humanos reafirmando la tesis del “nunca más”.
Según Bachelet, médica socialista y víctima ella misma de la dictadura, cada chileno debe reflexionar en este día sobre cómo “puede contribuir para que ese nunca jamás, que siempre decimos compartir, sea una realidad”.
“Para que nunca jamás nadie tenga que pasar por lo que muchos pasaron”, enfatizó la presidenta.
“Es un día de conmemoración, un día de reflexión, hace 34 años nuestra patria tuvo trágicos sucesos que terminaron con la democracia y con la vida de muchos compatriotas”, agregó Bachelet, que también fue detenida, torturada y exiliada por la dictadura militar (1973-1990).
Fuera de Santiago, por su parte, la familia del ex dictador fallecido el 10 de diciembre pasado, inauguró una cripta en su honor, que podría convertirse más adelante en un mausoleo.
La cripta, que guarda las cenizas del general, está ubicada en la finca costera de Los Boldos, al oeste de Santiago, donde el ex dictador solía pasar la mayor parte del tiempo en sus últimos años de vida.
A la ceremonia, restringida para la prensa, asistió su familia, militares retirados y antiguos funcionarios de su régimen. Otra misa se realizaría por la tarde.
La noche del lunes, una decena de ex militares se reunió en un restaurante de Santiago para conmemorar el aniversario. A la reunión, también privada, asistió el hijo mayor del ex dictador, Augusto Pinochet Hiriart.
Pinochet murió a los 91 años, sin haber recibido condena en los múltiples procesos que enfrentó por las violaciones a los derechos humanos durante su gobierno.
La dictadura dejó 3,000 víctimas entre muertos y desaparecidos, y otras 28,000 personas sufrieron torturas, según estadísticas oficiales.