Internacionales

EU conmemora aniversario del 11-S

* Líder de Al Qaeda reitera en vídeo sus reclamos y rinde homenaje a uno de los 19 secuestradores

Estados Unidos conmemoró este martes el sexto aniversario de uno de los peores reveses de su historia con una ceremonia sobria a la memoria de las 2,750 víctimas de los ataques del 11 de septiembre, y ante una población cada vez más escéptica.
Para la fecha, Osama bin Laden, el líder fundamentalista que reivindicó los atentados y sigue prófugo, envió un nuevo mensaje en vídeo en el que reitera sus reclamos y rinde homenaje a uno de los 19 secuestradores.
Con escasos cambios respecto de años anteriores, aunque con perfil más bajo, la ceremonia oficial honró la memoria de las víctimas provocadas por los dos aviones estrellados por secuestradores contra las torres del Word Trade Center.
“Fue un día que marcó nuestra historia y nuestros corazones”, dijo el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, en un parque cerca de la “zona cero” de Manhattan, donde se realizó el acto bajo un cielo lluvioso.
Además de Bloomberg, participaron los dos precandidatos a la Casa Blanca para 2008 favoritos en las encuestas: el republicano y ex alcalde de la ciudad Rudolph Giuliani y la senadora demócrata Hillary Clinton.
Una campana de bombero sonó a las 08H46 (12H46 GMT), momento exacto cuando el primer avión, el vuelo 11 de American Airlines, se estrelló contra la Torre Norte el 11 de septiembre de 2001. Se guardó un minuto de silencio.
Luego, en presencia de familiares, miembros de los equipos de socorro comenzaron la lectura de la solemne letanía de víctimas, sucesivamente bajo un fondo de música de violonchelo, flauta, guitarra y violín.
“La extrañamos y la amamos más que nunca”, dijeron tres niños hablando de su madre, que trabajaba en una de las torres. “Michael, eres nuestro ángel”, agregó el amigo de un bombero muerto.
Nombrar a los fallecidos llevó unas tres horas, y la lectura sólo fue interrumpida con pausas de silencio para marcar el momento exacto en que un segundo avión impactó contra la Torre Sur y cuando los rascacielos se desmoronaron.
Seis años después de los atentados, el respaldo de la población al presidente George W. Bush se mudó en escepticismo y su popularidad cayó en picada, sobre todo a causa del costo elevado de la guerra en Irak.
Dos de cada tres norteamericanos (64%) desaprueba la gestión de Bush en la Casa Blanca, mientras que sólo un 30% la aprueba, según una encuesta publicada la semana pasada por CBS y el New York Times.
La opinión reprocha a Bush, sobre todo, haber mentido para justificar la guerra, y duda que Estados Unidos y el mundo occidental sean hoy más seguros.
Más de 4,100 soldados estadounidenses han muerto en Irak y en Afganistán desde que Bush declaró la “guerra al terrorismo” tras los ataques, pero a las bajas de la guerra se rinden homenajes menos visibles, por lo general en la intimidad de los hogares del Estados Unidos profundo.
Mientras tanto, al frente de la red terrorista Al Qaida, Bin Laden sigue enviando mensajes a través de vídeos donde mantiene sus principales reivindicaciones: salida de Estados Unidos de los lugares santos del Islam, especialmente de Arabia Saudita, y respaldo a la causa palestina contra Israel. Este martes saludó a uno de los secuestradores como “un joven que se expuso al peligro más extremo, y era de una calidad rara entre los hombres: ser uno de los 19 héroes”.
El portavoz de la Casa Blanca aseguró que Bush está determinado a capturarlo. “Lo vamos a encontrar”, dijo, pero “la guerra contra el terror no es contra una sola persona, Osama Bin Laden”, advirtió. “Es una guerra contra una red que utiliza todo tipo de recursos para reclutar nuevos terroristas”.
La ceremonia oficial fue de menor perfil que el año pasado, cuando el presidente George W. Bush colocó una corona de flores en la “zona cero” y dirigió desde allí un mensaje a la nación.
El New York Times evocó la semana pasada un fenómeno de “fatiga” en relación con el 11 de septiembre. “Mucha gente piensa que las conmemoraciones colectivas, puestas en escena en público, son excesivas, inexpresivas o incluso tediosas”, escribió.
En la noche se efectuará un “Tributo de Luz”. Dos potentes reflectores proyectarán columnas de luz en el cielo simbolizando las torres destruidas.
En Shanksville, Pensilvania, donde otro avión correspondiente al vuelo 93 de United Airlines y secuestrado el mismo día se estrelló contra un descampado, también se rendirá tributo a los 40 pasajeros y tripulantes muertos.
En Washington, donde 184 personas murieron cuando el vuelo 77 de American Airlines destruyó parte del Pentágono, también hubo un homenaje encabezado por el secretario de Defensa, Robert Gates.
“Los enemigos de Estados Unidos, los enemigos de nuestros valores, nunca volverán a estar en paz porque los vamos a perseguir sin descanso y sin frenos”, dijo.
Bush, que exhortó a los estadounidenses a recordar el aniversario con servicios religiosos y una vigilia, asistió este año a un servicio en Washington, y observó un minuto de silencio desde la Casa Blanca.