Internacionales

Comandante de EU propone “retirada gradual”

* General David Petraeus propone al Congreso retirar sólo refuerzos

El comandante de las fuerzas estadounidenses en Irak, general David Petraeus, propuso este lunes una retirada gradual de diciembre a julio de los 30,000 refuerzos enviados en enero a Irak, ante un Congreso dominado por los demócratas que exigen un rápido regreso de todos los soldados.
En una esperada audiencia, Petraeus aseguró que el aumento de las tropas, decretado a principios de año por el presidente republicano George W. Bush había cumplido “en gran medida los objetivos militares”, y advirtió de las “consecuencias devastadoras” de una retirada “prematura” de Irak.
Frente a la presión de los demócratas, cuyos dirigentes y precandidatos a las presidenciales de 2008 exigen una rápida salida de Irak, invadido hace más de cuatro años, el general se limitó a ofrecer el inicio en diciembre de una retirada gradual de los 30,000 refuerzos enviados en enero.
“Creo que vamos a poder reducir nuestras fuerzas hasta el nivel que existía antes del refuerzo para los equipos de combate de aquí al próximo verano (boreal), sin hacer peligrar los avances en la seguridad por los que tanto hemos luchado”, aseguró.
El general precisó que la reducción de soldados se iniciaría gradualmente a partir de diciembre, cuando una primera brigada de cerca de 4,000 hombres regresará a Estados Unidos sin ser sustituida, y que el proceso culminaría a “mediados de julio” de 2008.
En la misma línea que el general, el embajador estadounidense en Bagdad, Ryan Crocker, advirtió asimismo que Irán sería “el gran vencedor” en caso de una retirada precipitada de Irak.
La Casa Blanca se negó a decir si Bush --que siempre expresó que se atenía a la opinión de los jefes militares-- seguiría o no las recomendaciones hechas el lunes. En todo caso, el discurso de Petraeus, a menudo interrumpido por pacifistas --que terminaron detenidos por la Policía-- no convenció a los demócratas.
“El envío de refuerzos militares a Irak quizás haya logrado éxitos tácticos, pero ha sido un fracaso estratégicamente”, aseguró Tom Lantos, presidente del Comité de Asuntos Exteriores.
Tras su victoria en las elecciones legislativas de noviembre, los demócratas exigieron el regreso de las tropas, tras más de cuatro años de despliegue en Irak, donde murieron más de 3,700 soldados estadounidenses y decenas de miles de iraquíes. La opinión pública estadounidense se muestra cada día más contraria a la guerra. Según una encuesta publicada este lunes por el Times, 68% de los estadounidenses considera que ha sido un error, un nivel jamás alcanzado.
Petraeus y Crocker iniciaron así ante el Congreso una serie de audiencias que durante dos jornadas evaluarán el desempeño de la impopular estrategia del gobierno de Bush de reforzar el contingente militar en Irak con el envío de cerca de 30,000 soldados suplementarios.