Internacionales

Treinta muertos provoca atentado en Argelia


Argel / EFE
El atentado terrorista perpetrado ayer en la ciudad costera de Dellys ha ocasionado 30 muertos y 47 heridos, según un nuevo recuento oficial dado a conocer por el Gobierno.
El Ministerio del Interior señala que tres de las víctimas mortales son civiles y el resto marinos del cuartel atacado con un coche-bomba por dos terroristas suicidas.
El comunicado señala que fueron dos y no uno los autores del atentado, y añade que los dos perecieron en el acto.
Dellys, pequeña población portuaria de la Kabilia, provincia del este argelino, y Batna (sur) han sido los dos últimos objetivos de la organización.
En Dellys, un cuartel de la Marina de Guerra situada en las inmediaciones del puerto fue atacada en la mañana de ayer con un coche bomba y el balance provisional de víctimas asciende a 28 muertos y más de 60 heridos, en su mayoría militares.
En Batna el atentado tuvo lugar el jueves pasado, justamente durante la visita oficial a esta ciudad del presidente del país, Abdelaziz Buteflika.
El suicida de Batna se hizo estallar poco antes de la llegada al lugar del jefe del Estado, causando la muerte a 22 personas y heridas a otras 150. Todas ellas esperaban la llegada de Buteflika.

Mismo modus operandi de Al Qaeda
En los dos casos, el "modus operandi" fue el mismo, salvo que en el primero las víctimas fueron civiles y en el segundo militares.
Ello evidencia, para numerosos expertos y analistas políticos, que el dirigente de Al Qaeda para el Magreb Islámico, Abdelhak Drukel, cuyo nombre de guerra es Abu Mussab, ha optado por los atentados suicidas como arma predilecta.
Estos dos últimos han sido sus ataques más espectaculares, por ser el primero contra el jefe del Estado y el segundo contra las Fuerzas Armadas.
El gobierno de Argelia acusa a AQMI de tratar de impedir el proceso de reconciliación nacional iniciado por el presidente Buteflika.
En una reacción al atentado de ayer, el Primer Ministro, Abdelaziz Belkhadem, sostuvo que "los que cometen este tipo de atentados no triunfarán jamás en su lucha desesperada por romper la estabilidad del país".
Por su parte, la central sindical UGTA, que cuenta con cuatro millones de afiliados, hizo ayer un llamamiento a la población argelina para que se manifieste en contra de estos actos violentos y a favor "de los valores republicanos" y de la "reconciliación nacional".