Internacionales

Atentado suicida deja 15 muertos en Argelia

* Kamikaze islamista se hizo estallar en el centro de Batna, donde el presidente se encontraba de visita

ARGEL / AFP

Un atentado suicida, que tenía como blanco el cortejo del presidente argelino Abdelaziz Buteflika pero no logró alcanzarlo, causó este jueves al menos 15 muertos y 74 heridos en la región de Batna (este de Argelia).
El kamikaze, un presunto islamista del que se desconocía la identidad, se hizo estallar en el centro de Batna, donde el presidente Buteflika se encontraba de visita, según la televisión argelina. Su muerte no había sido confirmada oficialmente en la noche de ayer jueves.
El terrorista había disimulado la bomba en una bolsa de plástico y esperaba el paso del cortejo del presidente junto a la multitud cerca de una mezquita del centro de Batna, señalaron los testigos.
El presidente no estaba en el lugar en el momento del atentado.
Ésta es la primera vez en Argelia que se comete un atentado durante una visita presidencial.
Descubierto por la población debido a su estado de excitación, el kamikaze accionó precipitadamente la bomba entre la multitud, antes de la llegada del presidente al lugar, según los testigos.
La ciudad de Batna se vio conmocionada tras el atentado, que provocó el pánico entre la población congregada para recibir a Buteflika. Éste acudió en la noche al lugar de la explosión, donde fue acogido por simpatizantes que gritaron su nombre y la consigna de “viva la reconciliación nacional”.
Informado inmediatamente del atentado, el presidente argelino había visitado previamente a las víctimas en el hospital de la ciudad y fustigó después a “los criminales” en una intervención en la televisión. Buteflika reiteró la política de reconciliación nacional de la que es promotor y que ofrece el perdón presidencial a los islamistas que se arrepientan y se entreguen.
Esta política ya ha acogido a unos dos mil islamistas que fueron excarcelados, mientras que otros 300 se entregaron a las autoridades.
“No renunciaré ni un solo instante al proyecto político construido sobre la base de la reconciliación nacional y la seguridad para todos los argelinos”, dijo el jefe del Estado, hablando con voz firme.
Buteflika subrayó asimismo que los actos de terrorismo “no tienen nada en común con los nobles valores del Islam”.
Las autoridades argelinas han endurecido en los últimos meses su discurso contra los islamistas armados que se niegan a entregarse en el marco de esta política de reconciliación. “Deben entregarse o morir”, declaró recientemente el ministro del Interior, Yazid Zerhuni.
Este nuevo atentado tiene lugar una semana antes del inicio del ramadán, el mes de ayuno musulmán, especialmente propicio a la guerra santa entre los islamistas armados.