Internacionales

Huracán “Henriette” vuelve a impactar costas de México


LA PAZ / AFP

El huracán “Henriette”, que golpeó el martes el sur de la península mexicana de Baja California dejando inundaciones, cortes de luz y de agua, volvió a impactar ayer miércoles las costas del noroeste del país al internarse entre los estados de Sonora y Sinaloa.
“La parte delantera del huracán ya está sobre Sonora y Sinaloa con vientos que oscilan entre 60 y 120 km/h y rachas de hasta 150 km/h”, dijo a la AFP Jesús Carachure, experto del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).
Los vientos de la primera parte del meteoro oscilan entre el rango de tormenta tropical y huracán categoría uno en la escala Saffir-Simpson (de un máximo de 5), debido a que “es una zona heterogénea” del ciclón, explicó.
“Henriette” mantiene en alerta a la costa oriental de Baja California Sur y a las poblaciones de Topolobampo, en Sinaloa, y Bahía de Kino, en el estado de Sonora (noroeste).
Antes de golpear por segunda ocasión las costas del noroeste mexicano, el meteoro dejó incomunicada a la población del sur de la ciudad de La Paz, en Baja California Sur, debido a la crecida de tres arroyos, informó Nabor García, secretario de Gobierno de la entidad.
Además, en su paso por la península, el huracán ‘Henriette’ “provocó afectaciones a 60,000 clientes” de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), al dañar siete líneas de alta tensión, siete estructuras de transmisión, seis subestaciones y 37 circuitos de distribución, detalló esa dependencia.
El miércoles la luz se recuperó al 50% en Los Cabos, mientras que el resto de los daños serían reparados en la próximas 72 horas, explicó la CFE en un comunicado.
En La Paz y el paradisíaco balneario de Los Cabos, unas 5,000 personas fueron trasladadas a 54 albergues, en tanto que el Ejército mexicano mantenía vigilada la zona con la aplicación de un Plan de Desastres Naturales (DN-III), y el miércoles la infraestructura y actividad turística operaba ya al 100%, según la secretaría de Turismo federal.
Las dos carreteras que llevan a Los Cabos, al sur de la península, registraron cortes parciales por inundaciones y derrumbes, además de que los arroyos crecidos afectaron al asfalto de esas vías, agregó Nabor García.
Además de “Henriette”, Baja California Sur debió soportar un sismo de 4.9 grados en la escala de Richter la noche del martes, sin dejar víctimas ni daños pero sí alarma en los ya angustiados residentes de la capital estatal, La Paz.
Henriette, que se comenzó a formar el viernes frente a la costa sur del Pacífico mexicano, se dirigió como tormenta tropical hacia el norte en paralelo al litoral y provocó la muerte de siete personas el fin de semana en los estados de Guerrero (sur) y Chiapas (sureste), víctimas de los deslizamientos de rocas y lodo causados por las intensas lluvias.
Sin embargo, no se ha informado de ninguna víctima después de que impactase el martes, ya con la categoría de huracán, en la Península de Baja California.
Algunos fueron alojados durante la noche en los albergues y un millar de ellos habían sido evacuados en las horas previas a la llegada del meteoro.
El gobierno federal envió a Baja California Sur a los ministros de Turismo, Rodolfo Elizondo, y de Marina, Mariano Francisco Saynez, para evaluar los daños causados por “Henriette” en las infraestructuras.
Además de “Henriette”, México enfrenta las lluvias provocadas por la tormenta tropical “Félix”, que llevó a las autoridades en Chiapas, frontera con Guatemala, a evacuar cientos de personas que viven en zonas de riesgo, como cañadas y márgenes de ríos.