Internacionales

Artefacto de escasa potencia estalla en vía española


Un artefacto de “escasísima potencia” estalló en la localidad de Fuenmayor, en la región de la Rioja, sin que se produjeran daños en el último día de la operación retorno de las vacaciones de verano en España, informaron a EFE fuentes de la lucha antiterrorista.
Un comunicante avisó en nombre de ETA al servicio de emergencias del País Vasco DYA de que varios artefactos supuestamente iban a explotar en determinados puntos de carreteras españolas, entre ellos el de Fuenmayor, donde fue cortado al tráfico.
En total, el comunicante avisó de la colocación de cinco bombas en otros tantos puntos de la red viaria del norte de España.
Ésta no es la primera vez que ETA coloca artefactos explosivos en las carreteras en coincidencia con operaciones especiales de tráfico, en este caso fue en la última jornada del retorno de las vacaciones de agosto y un día después de la detención de cuatro presuntos etarras en Francia.
Poco antes de las dos de la tarde (12.00 GMT), un comunicante avisó en nombre de ETA a la asociación de ayuda en carretera DYA de San Sebastián y al “Diario de Teruel” de la colocación de cinco bombas en carreteras de La Rioja, Burgos, Cantabria y Guipúzcoa, que iban a explotar entre las 13.00 y las 15.00 horas GMT.
El pequeño artefacto que estalló finalmente en Fuenmayor, en un talud de una zona deshabitada, fue comparado por fuentes de la lucha antiterrorista con un “petardo”, que levantó una polvareda sin causar ningún tipo de daño y que dejó sólo un cerco de 50 centímetros de diámetro.
El resto de carreteras donde supuestamente tenían que estallar otros artefactos estuvieron cerradas a la circulación, mientras eran inspeccionadas por expertos en desactivación de explosivos, que comprobaron que no había ninguna bomba, por lo que las vías fueron reabiertas al tráfico.
Con ésta, son cuatro las ocasiones en las que ETA ha colocado artefactos explosivos en carreteras españolas durante operaciones especiales de tráfico.
Las otras dos veces, en los últimos tres años, que los terroristas han detonado bombas en la red viaria coincidieron con el paso del Tour de Francia por el Pirineo español y con una jornada de huelga por la muerte de dos presos de ETA.