Internacionales

Venezuela se prepara para la “guerra de guerrillas”

* Son cinco mil Dragonov modernos, de fabricación rusa, con alcance hasta de dos mil metros y con visión nocturna * Pero, no se asusten, dijo el presidente venezolano, ya que esos fusiles “son para defendernos, no para atacar a nadie”

El presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció ayer domingo la “pronta” llegada a su país de fusiles rusos para francotiradores que actuarían en una “guerra de guerrillas” en caso, dijo, de un eventual ataque de Estados Unidos.
“Pronto llegarán los fusiles Dragonov (para disparar a) dos mil metros y ¡pim!”, gesticuló el gobernante en su programa dominical de radio y televisión estatales “¡Aló, presidente!”
“Imperialista que se asome, imperialista que desaparecería. Además (se trata de armas) con visión nocturna. Llueve, truene o relampaguee, día y noche (disparando) desde un cerro de Caracas, e imagínate tú desde las montañas”, expresó.
En una de las emisiones del programa, Chávez anunció el mes pasado la compra de cinco mil de esos fusiles, los que recalcó apoyarían una “guerra de guerrillas” que vaticina se desencadenará en Venezuela en caso de un eventual ataque militar estadounidense.
“El poder militar es parte del poder popular”, y el fortalecimiento de éste es “la única manera de que el imperio no haga concreta su amenaza contra nuestra democracia”, dijo entonces.
Versiones de la prensa venezolana habían dado cuenta de que Venezuela negociaba esa compra con Rosoboronex-port, la entidad exportadora de armas bajo control del gobierno ruso, y que ello “preocupa a Estados Unidos”.
La inquietud de Washington con respecto a Chávez ya condujo a diversas suspensiones de venta de armas, equipos y repuestos que tuvieran algunos componentes estadounidenses.
Durante una visita que efectuó a Rusia, del 28 al 30 de junio pasado, Chávez destacó sus conversaciones “de alto nivel” sobre la ampliación de la “cooperación técnico-militar” bilateral, que en los últimos dos años ha involucrado unos tres mil millones de dólares por las compras venezolanas de medio millar de helicópteros, 24 aviones cazas Sukhoi-30 y cien mil fusiles AK-103 rusos.
El jefe de Estado dijo que también observó en Rusia unos “aviones de transporte muy útiles y mucho mejores que los (aviones) Hércules” de fabricación estadounidense que tiene su país, y que también evaluaba la adquisición de submarinos rusos y de “otros helicópteros y otros equipos militares diversos”.
“Pero no se asusten, eso no es para atacar a nadie, es para defendernos”, reiteró el presidente, al referirse a las preocupaciones y quejas de Washington por esas compras de armas. Rusia se ha convertido en el principal proveedor de armas a Venezuela, a pesar de las reticencias de Estados Unidos y de sus intentos de impedir esas transacciones por considerar que no contribuyen a la seguridad de la región suramericana.
Chávez sostuvo que Estados Unidos, que históricamente había sido el principal proveedor de armas de Venezuela, “viola” contratos militares al negarse a vender al país suramericano repuestos de equipos castrenses como los Hércules.
“Nos tienen retenidos los motores de los Hércules (...) en violación de los contratos”, afirmó Chávez, y recordó que Washington ordenó en mayo de 2006 la prohibición de ventas de sus armas a Venezuela debido a la supuesta falta de cooperación venezolana en la lucha antiterrorista, “cuando los terroristas son ellos”, remarcó.