Internacionales

Zozobra en Colombia por demora en entrega de cadáveres


Las informaciones que indicaban hace tres días la inminente recuperación de los cadáveres de los once diputados regionales secuestrados por las FARC, y asesinados en su poder, han provocado una mayor zozobra entre sus familiares.
“Estaban muy mal de ánimo; es como si les hubieran dado por primera vez la noticia del fallecimiento de sus familiares”, dijo a EFE desde Cali, Faysuri Perdomo, hermana de Fabiola, viuda del diputado y presidente de la Asamblea (legislativo regional), Juan Carlos Narváez.
De los doce diputados secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en abril de 2002, once murieron el pasado 18 de junio en el suroeste del país, reveló la organización armada ilegal diez días después, en un cruce de disparos con un grupo que, dijo, no fue identificado. Según el gobierno colombiano, las muertes se produjeron en un enfrentamiento entre dos facciones de las FARC.
Los familiares de los diputados asesinados se encuentran reunidos en la residencia de la familia Perdomo, porque el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) les pidió estar “pendientes de lo que pueda acontecer”.
Faysuri Perdomo consideró que ese anuncio “es un indicador de que algo puede acontecer en las próximas horas”.
En el municipio de Corinto (departamento de Cauca) sus moradores no han percibido movimientos en la zona rural que indique la inminencia de la operación de entrega de los cadáveres, que podría producirse sólo hasta mañana, en el mejor de los casos.
El presidente Álvaro Uribe dijo hace tres días que en esa población, distante 500 kilómetros al suroeste de Bogotá, serían entregados los despojos mortales de los políticos este fin de semana.