Internacionales

Atentado de ETA contra Guardia Civil española

* Coche bomba estalla frente a cuartel de Durango y causa heridas a dos agentes

DURANGO /AFP

Una furgoneta bomba estalló en la madrugada de ayer viernes ante el cuartel de la Guardia Civil en Durango (País Vasco, norte de España) e hirió de levedad a dos agentes, en el primer atentado de ETA desde el fin del “alto al fuego permanente” en junio.
“Todo apunta a que ha sido ETA”, dijo a la AFP un portavoz de la Guardia Civil, aunque la organización armada separatista vasca no ha reivindicado el ataque ni avisó de la inminencia de la explosión, como ha hecho en otras ocasiones.
La condena no se hizo esperar del gobierno español y de las fuerzas políticas, que llamaron a la unidad y pidieron a Batasuna, brazo político de ETA, que haga lo mismo.
La “alternativa a la violencia es la cárcel”, advirtió la vicepresidenta del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.
El atentado tuvo lugar sobre las 03H30 locales (01H30 GMT), cuando hizo explosión una furgoneta bomba estacionada junto a la casa cuartel de Durango, a una treintena de kilómetros de Bilbao.
La explosión hirió de levedad a dos miembros de la Guardia Civil, que “sufrieron cortes por efecto de la onda expansiva”, confirmó a la AFP la Asociación de Ayuda en Carretera (DYA) de la provincia de Vizcaya.
La deflagración también causó abundantes daños materiales, tanto a la casa cuartel, en la que viven los agentes y sus familias, como en edificios cercanos, comprobó un fotógrafo de la AFP.
Los guardias vieron a un encapuchado estacionar la furgoneta bomba y salir corriendo hacia otro coche, donde le esperaba una segunda persona, con la que huyó, según los medios españoles.
Cerca de una hora después, “a las 04H20 (2H20 GMT), se encontró un coche calcinado que puede ser el empleado en el atentado” por sus autores para huir hasta la localidad de Amorebieta, añadió la Ertzainza.
El vehículo llevaba matrícula de Portugal, según fuentes de la lucha antiterrorista citadas por la agencia española Europa Press.
Precisamente a finales de junio se descubrió en el sur de España un vehículo cargado con 130 kilos de explosivos cerca de la frontera portuguesa, lo que llevó a pensar en la posibilidad de que ETA utilizara por primera vez Portugal como retaguardia para sus operaciones.
La Policía portuguesa dijo este viernes que colabora con las autoridades españolas en la investigación de este atentado.
Se trata del primer atentado de envergadura de la organización desde el fin oficial de su “alto al fuego permanente” el cinco de junio.
ETA acostumbra alertar a la DYA o a diarios independentistas vascos de sus atentados, pero la emisora Cadena Ser subrayó que nunca ha avisado cuando ha atentado contra las fuerzas de seguridad españolas.
La organización, que había reaparecido simbólicamente el 25 de julio haciendo estallar dos pequeños artefactos al paso del Tour de Francia por la región de Navarra (norte), suele reivindicar sus ataques días e incluso semanas después de perpetrarlos.
ETA anunció el cinco de junio el fin del alto al fuego permanente que decretó en marzo de 2006, por lo que echó por tierra el proyecto del gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero de alcanzar un acuerdo de paz con los independentistas armados.
Pero la organización ya había roto de hecho la tregua con un atentado el 30 de diciembre de 2006 en un aparcamiento del aeropuerto de Madrid, en el que mató a dos ciudadanos ecuatorianos.
Desde el anuncio de su regreso a las armas, ETA ha sufrido numerosas bajas, sobre todo en Francia, con la detención de 18 miembros, entre ellos el jefe de su aparato logístico, y la incautación de casi 400 kg. de explosivos.
El jueves, el ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, advirtió que la banda “seguirá intentando” cometer atentados en las próximas fechas.
El atentado se produjo el día en que el gobierno celebró el primer consejo de ministros tras las vacaciones.
A ETA se le atribuyen 819 muertos en los cerca de 40 años que lleva luchando con las armas en España en favor de la independencia del País Vasco.