Internacionales

Dean deja ocho muertos en México


El huracán Dean dejó ocho muertos a su paso por México y otros 17 en el Caribe, en tanto convertido ya en depresión tropical recorría el jueves con intensas precipitaciones el centro, sur y este mexicano, lo que hace temer inundaciones por el desborde de ríos en varias regiones.
En Puebla (centro), cuatro integrantes de una familia fallecieron este jueves al desgajarse un cerro debido a las intensas lluvias provocadas por Dean, informó el gobernador de este estado, Mario Marín.
“Son cuatro víctimas más, era una familia completa; iban caminando por la vereda cuando el cerro por la humedad se vino abajo”, dijo el gobernador de Puebla, donde el miércoles un hombre de 67 años murió al derrumbarse el muro de su vivienda, afectada por las intensas lluvias.
El gobernador de Hidalgo (centro), Miguel Osorio, informó este jueves que las fuertes lluvias de Dean “provocaron la muerte de dos personas por el deslave de un cerro que cubrió su casa”.
Otro hombre fue víctima indirecta ya que resultó electrocutado cuando se encontraba en el techo de su casa, justo en el momento en que los vientos de Dean azotaban el estado de Veracruz (este).
Dean dejó nueve muertos en Haití, cuatro en Jamaica, dos en República Dominicana, dos en Martinica y ocho en México.
Los reportes del Servicio Meteorológico mexicano (SMN) ubicaron este jueves a Dean, debilitado ya a depresión tropical, en la zona central, sur y este de México.
“Estamos todavía pendientes porque Dean sigue cubriendo toda la República Mexicana y siguen cayendo intensas precipitaciones”, dijo Fidel Herrera, gobernador de Veracruz, este jueves a la emisora Televisa.
Numerosas viviendas cercanas a la zona costera o en las riberas de los ríos de Veracruz eran amenazadas por inundaciones a medida que las precipitaciones aumentaban el nivel de las aguas, mientras que los cultivos de naranja y plátano de comunidades agrícolas se perdieron por completo.
El gobierno del estado de Puebla, vecino de Veracruz, trasladó el miércoles a más de 3,500 personas de 17 municipios a albergues temporales en prevención de inundaciones y deslaves.
En Hidalgo, varias localidades se han visto afectadas por el desbordamiento de ríos y presas que obligaron al traslado de más de 10,000 personas a albergues, informó el gobierno local.
En Tulancingo (Hidalgo) se desbordó la presa La Esperanza, y los ríos El Chico y San Lorenzo “salieron de sus cauces”, lo que provocó la inundación de amplios sectores, mientras que en otros poblados se informó de severos daños en hospitales y espacios agrícolas y el cierre de vías de comunicación.
En esta localidad se presentaron actos de pillaje aislados, como robos a casas habitación y a comercios, por lo que 1,100 policías fueron desplegados para realizar labores de vigilancia, informó el secretario de Seguridad Pública de Hidalgo, Marco Souberville.
En los estados afectados, incluido Campeche y Quintana Roo, en la península de Yucatán (este), punto de entrada de Dean el martes, un número aún no determinado de viviendas quedaron parcial o completamente destruidas.
La mayoría de estas viviendas, propiedad de campesinos de escasos recursos, estaban construidas con materiales frágiles, como paredes de madera o cartón y techos de paja, por lo que fueron fácil presa de los vientos.
La Ciudad del Carmen, localidad de Campeche erigida entre el mar y una laguna, sufrió importantes inundaciones que afectaron a cientos de casas, mientras que la zona baja de Chetumal, capital de Quintana Roo, se vio anegada por el agua de la bahía.
El paso del huracán por las costas de Campeche, la zona mexicana de mayor producción petrolera, obligó al cierre de 407 pozos, lo que ocasionó que México se perdiera de ingresar 150 millones de dólares diarios, según informes oficiales.
La tarde del miércoles Petróleos Mexicanos (Pemex) informó que iba a iniciar el retorno del personal a las plataformas de producción que fueron cerradas antes de la llegada de Dean.