Internacionales

Senador republicano pide retiro de tropas de Irak

* Informe de inteligencia advierte que hay “duros desafíos” en la guerra que libra EU en ese país

John Warner, un influyente senador del Partido Republicano del presidente estadounidense George W. Bush, pidió que unos 5,000 soldados estadounidenses sean retirados de Irak para Navidad.
Warner, quien volvió de Irak recientemente, dijo a periodistas que hizo la recomendación en una carta al presidente. “Dije al presidente, respetuosamente, elija el número que desee”, aseguró Warner a los periodistas.
“No quieres perder el impulso, pero definitivamente en los más de 160,000 (soldados en Irak), 5,000 podrían empezar a ser redesplegados y enviados a casa con sus familias y seres queridos antes de Navidad este año”, dijo. Actualmente hay unos 162,000 soldados estadounidenses en Irak, de acuerdo a cifras del Pentágono.
La Casa Blanca estimó este jueves que un nuevo informe de la inteligencia estadounidense muestra que la estrategia del gobierno de George W. Bush permitió mejorar la situación en Irak, pero advierte que aún habrá que enfrentar “duros desafíos” en ese país.
El informe de la inteligencia estadounidense estima que la estrategia de EU en Irak “ha mejorado el ambiente de seguridad” pero que “aún enfrentamos duros desafíos por delante”, según dijo el vocero de Seguridad Nacional, Gordon Johndroe.
Mientras que el informe de inteligencia anterior había concluido en febrero que las condiciones se deterioraron en Irak, el publicado el jueves “muestra claramente que la estrategia militar de lucha contra la insurgencia, plenamente puesta en ejecución desde mediados del verano, comenzó a disminuir una violencia que aumentaba rápidamente”, dijo Johndroe en Crawford (sur de Texas), donde el presidente George W. Bush se encuentra de vacaciones en su rancho.
Según Johndroe, Bush fue informado el lunes sobre el informe, que representa la opinión consensuada de 16 agencias de inteligencia.
Bush consideró lo sostenido por el informe como “no enteramente sorprendente” y vio “signos alentadores” en cuanto a seguridad pero “algunos desafíos por delante” en términos de una reconciliación que ponga fin a la violencia sectaria.
La intensificación de las medidas estadounidenses en Irak “ha comenzado a enlentecer rápidamente la creciente violencia y los modelos de la violencia” allí, dijo Johndroe. Para el vocero “este cambio es una precondición a la estabilidad e incremento de la reconciliación política que todos buscamos”.
Johndroe dijo que el siguiente paso es el informe del 15 de septiembre que el comandante estadounidense en Irak, el general David Petraeus, y el embajador de Estados Unidos allí, Ryan Crocker, deben entregar al Congreso.
Sin embargo, Bush no se encuentra predispuesto a establecer un calendario de retiro de algunos de los 160,000 soldados en Irak, dijo el vocero.
“Pienso que es inapropiado para mí decir desde aquí ahora que va a ser o no considerado por el presidente”, dijo. Pero agregó “no pienso que el presidente sienta diferente en cuando a establecer un cronograma específico”.