Internacionales

Transbordador Endeavour volvió ayer a la Tierra


El transbordador estadounidense Endeavour --con la primera maestra en llegar al espacio-- aterrizó ayer martes sin problemas en Florida tras una misión de 13 días salpicada de incertidumbre pero globalmente exitosa para la construcción de la Estación Espacial Internacional.
Las ruedas de la nave tocaron la pista del Centro Espacial Kennedy cerca de Cabo Cañaveral (Florida, sudeste estadounidense) a las 16:32 GMT, como estaba previsto. “Cesamos de rodar”, dijo el comandante de la nave, Scott Kelly. “Felicitaciones Endeavour y bienvenidos”, le respondió el astronauta Chris Ferguson en el Centro de control de Houston (Texas, sur).
Pocos segundos después del aterrizaje, un paracaídas se desplegó en la parte trasera del transbordador para frenar su impulso. El vuelo del Endeavour fue acortado en 24 horas por precaución, cuando el huracán Dean amenazaba la costa de Texas y Houston, donde se encuentra el centro de control de la Nasa.
La nave y sus siete miembros de la tripulación, entre ellos dos mujeres y un canadiense, sobrevoló el Océano Pacífico, Costa Rica y luego Cuba, antes de llegar a Florida. La misión del Endeavour, lanzado el 8 de agosto, cumplió con todos los objetivos de construcción de la Estación Espacial Internacional (ISS, por su sigla en inglés) previstos.
Sin embargo, el éxito de la misión se vio cuestionado por una fisura en el escudo térmico de la nave, provocada por el impacto de un fragmento de espuma aislante desprendida del tanque de combustible externo, un problema recurrente, y en el origen del estallido del Columbia en 2003.
Luego de varios días de pruebas, la Nasa concluyó que la fisura no presentaba riesgos para el retorno. La teja dañada, de las que recubren el transbordador, “soportó muy bien el reingreso a la atmósfera”, declaró Michael Griffin, administrador de la Nasa, en una conferencia de prensa.
A primera vista, no hay daños estructurales bajo la teja dañada, producto de temperaturas extremas, añadió. No obstante, la Nasa realizará análisis “para ver cuánto tiempo es necesario para realizar las modificaciones” al tanque de combustible externo, de manera de limitar ese riesgo, indicó Mike Leinback, director de lanzamientos.
Los ingenieros descubrieron que el fragmento se desprendió de las uniones de un conducto de oxígeno del tanque. La agencia espacial espera igual poder mantener el calendario de los próximos dos lanzamientos, el primero previsto a partir del 23 de octubre y el segundo entre el 6 y el 13 de diciembre.