Internacionales

Dean atravesó la Península de Yucatán

* Ayer ingresó al Golfo de México y recuperaba fuerzas sobre el agua para dirigirse al centro de México

El huracán Dean ingresó en las aguas cálidas del Golfo de México donde se espera que vuelva a fortalecerse luego de atravesar la Península de Yucatán, donde ingresó como un ciclón de máximo poder categoría cinco y se fue debilitando en su avance sobre tierra.
Dean emergió de Yucatán por la Bahía de Campeche como huracán categoría uno, pero se esperaba ayer que su trayecto sobre aguas cálidas en camino hacia el centro de México volvería a mostrar un robustecimiento del ciclón, según el centro estadounidense de vigilancia de huracanes (NHC).
El huracán avanzaba ayer hacia la costa central de México con vientos máximos sostenidos de 140 kilómetros por hora y a una velocidad de 32 km/h. “Se espera algún fortalecimiento después que ingrese a la Bahía de Campeche” y avance sobre el Golfo de México, indicó el NHC.
En su paso por el Caribe, Dean deja hasta ahora un saldo de nueve muertos, con inundaciones y devastación en varios países, especialmente en Haití, Jamaica, República Dominicana, las islas Caimán y partes de Cuba.
“Hasta ahora no se han reportado pérdidas humanas”, dijo en referencia a México el presidente Felipe Calderón en Canadá, donde participaba de la cumbre de líderes de América del Norte, y adelantó su regreso por el avance de Dean.
Tras el paso de Dean por la costa del estado de Quintana Roo (este), las calles de Chetumal se encontraban la mañana del martes desiertas y sembradas de árboles, cables y postes caídos, mientras algunas casas y establecimientos registran leves daños materiales.
En un recorrido por la capital quintanarroense no se veían daños catastróficos, constató un equipo de la AFP, una vez que amainaron la lluvia y los vientos. Con 450,000 habitantes, Chetumal es el mayor centro poblado cercano a la trayectoria de Dean y sufrió su embate desde la noche del lunes.
Dean, que alcanzó la zona norte de la bahía de Chetumal, llegó a México la madrugada del martes con categoría 5 en la escala Saffir-Simpson, y se fue degrando a categoría 2 con el correr de las horas.
“El saldo en Chetumal es blanco. En la zona baja (cercana a la bahía) hay una inundación de dos metros, y lo único que tenemos como daños son ventanas rotas de algunas casas y establecimientos”, explicó Arturo Campeche, suboficial de la Policía de Chetumal.
Hasta bien entrada la mañana, los chetumaleños no comenzaron a salir de sus casas y refugios --donde los vecinos de la zona lindante con la bahía pasaron la noche en vela y sin electricidad-- para comprobar los daños.
La mayoría de las calles de la zona alta estaban bloqueadas por árboles arrancados de raíz, postes y cables de luz, además de diversos objetos que salieron por los aires al llegar Dean. A diferencia de la zona baja de la ciudad, que bordea la Bahía de Chetumal y que se ve afectada por el agua de mar, la zona alta muestra ligeras inundaciones de entre 5 y 10 cm.
El municipio de Carrillo Puerto --en la zona centro-norte de la costa de Quintana Roo, habitado en su mayoría por indígenas mayas-- es otro centro poblacional cercano a la trayectoria del fenómeno, y tampoco registró daños graves.