Internacionales

Huracán Dean entra fuerte en el Caribe

* Barrió con la isla de Martinica y amenaza a Jamaica y Cuba con poderosos vientos

El huracán Dean golpeó ayer viernes a la isla de Martinica en el Caribe y se transformó en un huracán mayor de categoría 4 con vientos de 215 km/h, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos en una advertencia especial lanzada a las 17:45 horas GMT.
El huracán, que dejó al menos un muerto a su paso por la mencionada isla del Caribe, provocó daños que aún no han sido evaluados, y se dirige hacia el oeste en dirección a la península mexicana de Yucatán.
La escala Saffir-Simpson, que mide la intensidad de los ciclones, cuenta con cinco categorías, y Dean podría intensificarse aún más al tomar contacto con las aguas cálidas del Caribe.
A las 17:45 GMT, Dean se encontraba a 289 km al oeste de Martinica y a 480 km al sudeste de Puerto Rico, mientras se desplaza con dirección oeste a 37 km/h. Ingresó este viernes al Caribe y golpeó de lleno las Pequeñas Antillas con vientos de 170 km/h, con fuertes ráfagas y lluvias que se extendían en la región y obligaron a poner en marcha sistemas de respuesta en prevención de emergencias.
El viento barrió la isla de Martinica y se llevó tejados y ventanales de las casas en varios puntos. En la mañana se veían árboles, postes eléctricos y paneles publicitarios arrancados por el viento, contaron testigos a la emisora local RCI.
En otras islas del Caribe la población esperaba en calma el paso del fenómeno dentro de refugios públicos o encerrados en sus casas provistos de lo necesario, según pudo saber la AFP. “Hay mucho viento y lluvia, pero todo está bien. Estamos esperando por ahora”, dijo Lisa, desde Antigua, propietaria de un comercio de decoración, en un diálogo telefónico.
“Yo sigo trabajando, tengo una casa fuerte que ha pasado muchos huracanes. La gente está mirando las noticias y comprando cosas necesarias para no tener que salir luego de sus casas. Otros ya están esperando en los refugios de huracanes”, contó.
El ojo del huracán estaba localizado a las 15:00 horas GMT a 80 km oeste-suroeste de Martinica, con vientos máximos que alcanzaban hasta un radio de 220 km, según el CNH.
Los avisos de tormenta tropical comprendían a la costa sur de República Dominicana y Haití, Islas Vírgenes estadounidenses y Puerto Rico, las Pequeñas Antillas, Granada, San Vicente, las Granadinas, Barbados, Antigua, Saint Marteen, y las Islas Vírgenes británicas, entre otras.
Calma expectante en Puerto Rico
En Puerto Rico, la situación se mantenía en calma, según constató la AFP. El gobierno emitió avisos de tormenta tropical y pidió tranquilidad a la población para aguardar el paso del fenómeno, que no golpeará directamente la isla, pero la alcanzará con fuertes ráfagas de viento y gran cantidad de lluvia entre la noche del viernes y la madrugada del sábado.
Los pronósticos indicaban que las lluvias podrían causar inundaciones y deslaves en Puerto Rico y Dominicana. Jamaica espera que el fenómeno pase por la costa sur del país a mediodía del domingo.
El primer ministro jamaiquino llamó a una reunión de emergencia el viernes al comité de respuesta a desastres en espera del huracán que podría afectar la organización de comicios generales previstos para el 27 de agosto.
En Cuba, en tanto, Defensa Civil puso en funcionamiento su sistema nacional de prevención de ciclones y catástrofes naturales, al decretar la fase informativa para la región oriental de la isla ante la “proximidad”, “intensidad” y “trayectoria” del huracán.
La Agencia Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos anunció que entre siete y nueve ciclones podrían formarse esta temporada en el Atlántico. Tres a cinco de ellos podrían ser huracanes mayores, de categoría tres o superior.