Internacionales

Rescate podría ser en dos días


WASSHINGTON / EFE

Dos perforaciones en una montaña de Utah podrían alcanzar en dos días el túnel donde seis mineros quedaron atrapados el lunes, según dijo ayer miércoles Bob Murray, presidente y uno de los propietarios de la empresa minera en la que ocurrió el suceso.
Murray explicó que la actividad sísmica, que el martes forzó a la suspensión de la excavación en el túnel derrumbado, ha cesado y que, si se pueden reanudar los trabajos, él mismo y otros dos mineros, familiares de los atrapados, ingresarán al socavón.
Seis trabajadores quedaron atrapados a unos 450 metros de profundidad en la mina Crandall Canyon, en el centro del Estado de Utah, cuando se derrumbó el túnel en el cual trabajaban.
La empresa calcula que los obreros están a unos 610 metros de la entrada de la mina.
El presidente, George W. Bush, dijo que había hablado por teléfono con el gobernador, Jon Huntsman, de Utah para interesarse por lo ocurrido.
“Me puso al tanto de los esfuerzos de socorro de los mineros atrapados”, declaró Bush.
“Le dije que los pensamientos y las oraciones del país están con los mineros y sus familias, y que el gobierno federal ayudará en cualquier forma que se pueda”, agregó.
Murray dijo que los equipos de socorro habían avanzado 120 metros desde el lunes hasta el martes por la mañana, cuando “la actividad sísmica obligó a la retirada de los excavadores y se perdió todo lo avanzado”.