Internacionales

Presidentes C.A. celebran 20 aniversario de paz

Analistas políticos consideran que el bajo nivel de las relaciones entre Costa Rica y Nicaragua y las rivalidades personales entre sus presidentes pesaron en la decisión de Ortega

Los presidentes de Centroamérica, con excepción de Daniel Ortega, se reunieron este miércoles en la capital costarricense para celebrar el plan de paz firmado en 1987, que permitió poner fin a las guerras civiles en la región, pero advirtieron que la pobreza y la exclusión social amenazan esa paz y el proceso democrático.
"Hoy celebramos la paz que alcanzamos, pero es justo que pensemos también en la paz que nos falta por conquistar", dijo en su discurso el presidente de Costa Rica Oscar Arias, impulsor del plan del paz de Esquipulas II hace 20 años, durante su primera administración.
"Seguimos todavía transitando la senda de la pobreza, la senda de la exclusión social, la senda de la ignorancia, la senda de la enfermedad, la senda de la inseguridad y de la intolerancia. Mucho cuidado Centroamérica, porque estas sendas, tarde o temprano, acaban por cruzarse con la espiral de la guerra", advirtió Arias.
Libre comercio
El gobernante abogó por el libre comercio y el perfeccionamiento de la democracia como las estrategias para lograr un mayor desarrollo económico y superar los problemas sociales. "El libre comercio es, por tanto, la mejor vía que se nos presenta. Y en muchos aspectos es, también, la única", aseveró.
Al acto acudieron, además del mandatario costarricense, los presidentes de Guatemala Oscar Berger; de Honduras, Manuel Zelaya; de El Salvador, Antonio Saca, y de Panamá, Martín Torrijos.
Fue notable, sin embargo, la ausencia del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, el otro presidente suscriptor de los acuerdos de Esquipulas que hoy -al igual que Arias- se encuentra de nuevo en el poder.
Ortega recibe este jueves al presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, pero analistas políticos consideran que el bajo nivel de las relaciones entre Costa Rica y Nicaragua y las rivalidades personales entre Arias y Ortega pesaron decisivamente en la decisión de Ortega de no acudir a la cita de San José, que fue convocada por el gobierno de Arias y la Fundación Arias para la Paz.
El presidente Berger, de Guatemala, reconoció que "hay mucho todavía que hacer para resolver los problemas de violencia y las situaciones de aguda pobreza" que afectan a la región, pero aseguró que la sociedad "está haciendo frente a estos desafíos".
Historia de éxito
Sin embargo, subrayó que los últimos años en Centroamérica "deben registrarse como una historia de éxito" por la pacificación, el sometimiento de los ejércitos a la autoridad civil y el fortalecimiento de las democracias.
En la misma línea de razonamiento se manifestaron los presidentes Zelaya, Saca y Torrijos.
Durante la ceremonia, el director de la Fundación Arias para la Paz, Rodrigo Cordero, entregó a los presidentes la conclusiones de un estudio sobre las tareas pendientes tras dos décadas de los acuerdos de Esquipulas II.
El estudio fue patrocinado por esa Fundación, el Instituto Alberto Schweitzer de la Universidad de Quinnipiac, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Secretaría General Iberoamericana, entre otros organismos.
El proceso de reflexión, que se desarrolló entre abril y julio pasados, participaron también representantes de instituciones académicas regionales y extra-regionales, de organizaciones de la sociedad civil y de los gobiernos centroamericanos.
El documento contiene recomendaciones en materia de seguridad ciudadana, democratización y desarrollo económico y social, dirigidas a superar los problemas sociales de la región y a impedir un retorno a los esquemas de autoritarismo y a la violencia política del pasado.