Internacionales

Lluvias torrenciales en Nueva York ocasionan el caos

“Ha sido una mañana de terror. No funcionaban los semáforos y no se veía nada por la lluvia y el viento”, dijo una ciudadana

Las lluvias torrenciales caídas hoy en Nueva York provocaron el retraso de numerosos vuelos en los tres aeropuertos internacionales de la ciudad, así como la práctica paralización del transporte urbano.
El Servicio Meteorológico Nacional difundió una alerta de tornado para algunas partes de la ciudad y las áreas de alrededor, incluido el vecino estado de Nueva Jersey.
Como resultado de los fuertes vientos y lluvias a primeras horas de la mañana de hoy muchos accesos a la ciudad, tanto por transporte ferroviario y metro como por carretera, quedaron cortados debido a las inundaciones habidas y a la caída de árboles.
Asimismo, ocasionaron que miles de ciudadanos llegasen tarde a sus trabajos, con retrasos superiores a dos horas, y con largas colas de autobuses, ya que varias líneas del servicio metropolitano resultaron afectadas por las lluvias.
Inundaciones en las vías
Las televisiones locales informaron de que algunas de las líneas de tren de la estación de Grand Central, en el centro de la ciudad, que comunican Manhattan con el norte del estado y los estados vecinos, se vieron afectadas, al igual que las de Nueva Jersey.
Un portavoz de la Empresa de Transportes de Nueva York (MTA, por su sigla en inglés) dijo que estaban informando a los clientes de que "eviten utilizar el sistema de transporte, ya que hay inundaciones en algunas vías".
Los tres aeropuertos internacionales de la Gran Manzana, el John F. Kennedy, La Guardia y Newark, experimentaron también retrasos superiores a una hora en sus vuelos, señaló un portavoz de la Autoridad Aeroportuaria de Nueva York y Nueva Jersey.

El Servicio Meteorológico Nacional alertó también de que las temperaturas de hoy para el área metropolitana de Nueva York y de los estados vecinos puede superar los 35 grados centígrados y que se registrará una intensa humedad ambiental.
"Ha sido una mañana de terror. No funcionaban los semáforos y no se veía nada por la lluvia y el viento", dijo la uruguaya Laura Benedetto, quien también explicó que "el metro está paralizado" y que desde una de las estaciones exteriores del metro cercanas a Manhattan, vio coches que estaban "bajo el agua".
Paul Fleuranges, del Servicio de Tránsito de la ciudad, recomendó a los ciudadanos que permanezcan en sus casas hasta nuevo aviso y que eviten utilizar el transporte público, virtualmente paralizado.