Internacionales

Policía británica engañó al público

* Le dispararon sin comprobar identidad y después dijeron que era terrorista

El jefe antiterrorista de la Policía británica “engañó” al público deliberadamente sobre la muerte del brasileño Jean Charles de Menezes, concluyó un informe de la Comisión Independiente de Quejas contra la Policía (IPCC), que exoneró sin embargo al jefe de Scotland Yard, Ian Blair.
Tras una investigación realizada a pedido de la familia, dicha comisión llegó a la conclusión de que el responsable antiterrorista de la Policía, Andy Hayman, “engañó” a la opinión pública al dar información falsa sobre las circunstancias de la muerte del joven.
De Menezes, de 27 años, recibió siete disparos en la cabeza en la estación de metro de Stockwell (sur de Londres) al ser confundido con un terrorista el 22 de julio de 2005, un día después de unos atentados fallidos en la red de transporte londinense.
El día en que Jean Charles de Menezes fue abatido de siete disparos en la cabeza, el jefe de Scotland Yard declaró que su muerte “estaba vinculada” con la investigación sobre los atentados frustrados en Londres de un día antes, y que el hombre había tenido un “comportamiento sospechoso”.
Blair dijo, tras el asesinato, que los oficiales dispararon al hombre porque había rehusado acatar órdenes, y había salido huyendo.
Los familiares del brasileño, aunque se felicitaron de que el informe haya limpiado por completo el nombre de Jean Charles, expresaron su “decepción” y su cólera ante el informe que exonera a Ian Blair.
“Estamos totalmente insatisfechos y decepcionados” por el informe de la IPCC, afirmó Patricia Armani da Silva, de 33 años, una prima del electricista brasileño.
“Mi primo fue abatido como un perro, y dos años después, nadie ha sido llamado a responder por ese asesinato”, dijo Da Silva.
La familia exigió nuevamente que Ian Blair responda por el “asesinato” del joven, y afirmó que no era posible que el jefe de la Policía no estuviera informado de las circunstancias que rodearon su muerte.
“No creemos posible que Ian Blair no haya sido informado de uno de los más graves errores en la historia de la Policía británica”, subrayó Harriet Wistrich, una abogada de la familia del brasileño.
Siguiendo supuestamente las informaciones que le había dado Hayman, Blair declaró que “la ropa” usada por el hombre, un abrigo grueso, y “su comportamiento”, habían provocado las sospechas de los agentes. Pero la Comisión reveló el jueves que “nada de eso era cierto”.
Scotland Yard no admitió que había matado a un inocente hasta el día siguiente. Tras la publicación del informe, Blair volvió a pedir disculpas a la familia de Jean Charles de Menezes por su “trágica” muerte, y aseguró que “no mintió” sobre este caso.
“Si hubiese mentido, no habría debido estar a la cabeza de la Policía. Pero no he mentido” al público, declaró Blair en una rueda de prensa. Pero un primo de Menezes, Alex Pereira, juzgó que era totalmente “inconcebible” que Blair no hubiera sido informado de que se había matado a un inocente hasta el día siguiente. “O Blair mintió, o no controla a la Policía que supuestamente dirige, por lo que en ambos casos debe renunciar”, dijo.
El informe de la IPCC no examinó las circunstancias en que Menezes fue abatido por la Policía --que fueron investigadas en una inspección, Stockwell One, cuyas conclusiones no han sido aún reveladas al público-- sino que se centró en cómo la Policía manejó este caso.
El caso de Menezes está ahora en manos de los “Law Lords”, el equivalente a la Corte Suprema en Gran Bretaña, que deben decidir si examinarán el expediente.
En diciembre los familiares perdieron ante la Alta Corte de Londres una demanda en apelación contra la decisión de la Fiscalía británica de no procesar individualmente a los 15 policías implicados en su muerte por falta de pruebas.
Además, hay un juicio abierto contra Scotland Yard, acusado de violar las normas de salud y seguridad por no haber logrado garantizar la protección del joven brasileño. En septiembre, la Policía se declaró inocente de los cargos que se le imputan.