Internacionales

Cuatro muertos confirmados en Minneapolis

* Todavía hay veinte desaparecidos y autoridades temen mayor número de víctimas

Al menos cuatro muertos y unos 20 desaparecidos dejó el derrumbe de un puente sobre el río Misisipi en Minneapolis (norte), informaron el jueves las autoridades, que temen un mayor número de víctimas mientras investigan las causas de la tragedia.
Altos funcionarios del Estado de Minnesota subrayaron --tras contactos con la Policía-- que cuatro personas murieron tras el colapso el miércoles del enorme puente de ocho carriles en la Interestatal 35 en plena hora punta (poco después de las 18:00 horas locales, 23:00 GMT).
Tras cuatro horas de denodados esfuerzos de rescate antes del anochecer del miércoles, el jefe de bomberos Jim Clack dijo que más de 60 personas fueron llevadas a hospitales y que era improbable que se encontraran más supervivientes. “Pasamos de la modalidad rescate (...) a la modalidad recuperación”, indicó.
Al retomarse las labores el jueves, se multiplicaron las preguntas acerca de las causas de la caída del puente, reducido a un amasijo metálico con restos de concreto y pedazos de automóviles y camiones.
El portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, dijo que un informe federal de 2005 señaló “deficiencias estructurales” en el puente, de cuya reparación era responsable el Estado de Minnesota.
Por su parte, el presidente estadounidense, George W. Bush, calificó el hecho como una “situación terrible”, al tiempo que envió a Minneapolis a la secretaria de Transporte, Mary Peters, y al Administrador Federal de Autopistas, Richard Capka.
“En el gobierno federal debemos actuar, y actuar vigorosamente para ayudar a la gente no sólo a recuperarse, sino para asegurarnos que esa conexión, ese puente, sea reconstruido lo más rápido posible”, indicó Bush a periodistas, tras discutir el hecho con su gabinete. Bush se comunicó con el gobernador de Minnesota, Tim Pawlenty, y con el alcalde de Minneapolis, R.T. Rybak, para ofrecerles apoyo y condolencias.
El presidente estadounidense George W. Bush visitará el sábado el sitio, y la mañana del viernes lo hará también la primera dama Laura Bush.
El gobernador Pawlenty confirmó a CNN la muerte de cuatro personas. Advirtió que “no hay dudas de que el número de fallecidos crecerá”, toda vez que hay al menos 50 vehículos sumergidos en el agua, según reportes de televisoras. “Es una catástrofe de proporciones históricas para Minnesota”, había dicho Pawlenty horas antes, al aseverar que una inspección del puente --de 40 años-- en 2006, determinó que no había fallas estructurales.
Las autoridades dijeron en una conferencia de prensa que era muy pronto para precisar sobre el número de víctimas. “Estimamos que entre 20 y 30 personas están reportadas como desaparecidas, pero es una cuenta basada en el número de automóviles que se encontraban sobre el puente” al momento del accidente, dijo el jefe de la Policía de Minneapolis, Tim Dolan.
“El rescate de esos vehículos y de las personas que estén dentro de ellos tomará mucho tiempo”, dijo Dolan. “El puente comenzó a colapsar, los autos volaban en todas direcciones”, dijo Catherine Yankelevich, que conducía uno de los vehículos que cayeron al agua, aunque logró sobrevivir al salir por la ventanilla.
En Washington, el Departamento de Seguridad Interior, dijo que no hay evidencia de que el puente colapsara como resultado de un acto terrorista.
Ramón Houge conducía su vehículo por el puente cuando escuchó un terrible estruendo y vio como a pocos metros desaparecía el suelo y los coches se precipitaban al agua. El tráfico en esos momentos era muy intenso, en plena hora pico. “No parecía real”, dijo Houge al Star-Tribune. Varios vehículos se incendiaron.
La Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles ha advertido de puentes oxidados, entre otras preocupaciones manifestadas acerca de la infraestructura en el país. En 2003 divulgó un reporte que mostraba que el 27% de los puentes norteamericanos eran estructuralmente deficientes u “obsoletos funcionalmente” por diseños anticuados.