Internacionales

EU en contacto con insurgentes de Irak

* Buscan reducir los ataques a sus fuerzas y a las del gobierno iraquí

WASHINGTON / AFP

Estados Unidos está discutiendo un cese al fuego con grupos insurgentes iraquíes en un esfuerzo por reducir los ataques a sus fuerzas y a las del gobierno iraquí, dijo este jueves el número dos del comando militar estadounidense en Irak.
“Hay insurgentes que nos tienden la mano... nosotros (también) queremos tenderles la mano”, dijo el teniente general Raymond Odierno a periodistas en una teleconferencia desde la capital iraquí.
“Estamos hablando sobre ceses al fuego y quizá firmando algunas cosas que digan que no conducirán operaciones contra el gobierno de Irak o contra las fuerzas de la coalición”, explicó.
Odierno dijo que quiere incrementar los esfuerzos para entrar en contacto con los rebeldes que estén listos para participar en una reconciliación nacional.
“Creemos que una gran mayoría de los grupos dentro de Irak son reconciliables, y están ahora interesados en comprometerse con nosotros. Pero más importante es que quieren comprometerse y convertirse en parte del gobierno de Irak”, agregó.
El militar aseguró que “una gran mayoría de grupos en Irak están listos para la reconciliación y quieren entrar en contacto” con los estadounidenses, aun cuando la reconciliación es formalmente responsabilidad del gobierno iraquí.
“Estamos intentando crear medidas que ayuden a construir la confianza entre varios grupos que al final podrán llegar al gobierno de Irak, que está trabajando duro para establecer una estrategia de reconciliación”, dijo.
Por su parte, el presidente estadounidense, George W. Bush, anunció este jueves tras reunirse con su colega iraquí, Jalal Talabani, que enviará a Bagdad a su principal asesora sobre Irak para impulsar la reconciliación de esa nación.
Meghan O’Sullivan, principal asesora sobre Irak y Afganistán del Consejo de Seguridad Nacional en la Casa Blanca, “irá nuevamente (a Bagdad) para colaborar con el embajador (estadounidense Ryan) Crocker en la ayuda a los iraquíes (...) para alcanzar los parámetros que el Congreso y el presidente (Talabani) esperan alcanzar”, dijo Bush.
Basado en el “éxito inicial” de las fuerzas estadounidenses e iraquíes en aumentar la seguridad en la provincia de Anbar, el teniente general Odierno afirmó que ahora ve “oportunidades para un compromiso mayor a lo largo de Irak con otras tribus y entidades, para incluir a los principales insurgentes sunitas y chiítas”.
Sin embargo, agregó que las tropas iraquíes y estadounidenses no han hecho suficientes incursiones para terminar con la violencia en Irak.
“Hemos hecho pequeños progresos. No hicimos los progresos que me parecen necesarios, pero espero que durante el verano (boreal) continuemos avanzando”, dijo.
Reconoció que la violencia había aumentado nuevamente en mayo con respecto al mes anterior, pese al incremento de tropas estadounidenses. Sin embargo afirmó que “hay algunos signos positivos.”
“Las muertes de civiles están en baja en Bagdad. Las muertes de la violencia sectaria están en baja”, aseguró.
Unos 150,000 efectivos están ya en Irak y Odierno recordó que aún deben llegar los 30,000 soldados aprobados bajo la más reciente estrategia para Irak del presidente Bush.