Internacionales

Condoleezza Rice lanza nuevos ataques a Rusia

* Sigue frontalmente opuesta a su homólogo ruso Serguei Lavrov en reunión del G8

POTSDAM /AFP

La secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, lanzó este jueves en Potsdam (Alemania) nuevos dardos contra Rusia, al invitar a este Estado a ser “fuerte, pero del siglo XXI”, es decir, democrático.
“Queremos que Rusia sea fuerte, pero en un sentido acorde con el siglo XXI, no sólo con un núcleo fuerte, sino con instituciones fuertes, independientes, tanto en el gobierno como fuera, un Poder Judicial y un Legislativo fuertes e independientes, medios fuertes e independientes y elecciones libres”, declaró la jefa de la diplomacia estadounidense.
“Unas instituciones democráticas y una sociedad abierta no son para nada una fuente de debilidad”, añadió Rice al recibir de manos del ex canciller Helmut Kohl el premio Eric Warburg por los esfuerzos que hizo en favor de la reunificación alemana cuando trabajaba con Bush padre en la Casa Blanca entre 1989 y 1991.
La víspera, Rice ya se mostró frontalmente opuesta a su homólogo ruso Serguei Lavrov, en una reunión del G8 en la misma ciudad de Postdam.
En su repaso a los puntos de divergencia entre Washington y Moscú, Rice lamentó “las reticencias de Rusia para aceptar la asociación defensiva antimisiles” que Estados Unidos proyecta en el continente europeo.
“Creemos que Rusia debe ratificar un tratado sobre Fuerzas Convencionales en Europa (FCE) adaptado, y no suspender sus obligaciones”, consideró Rice sobre el anuncio del Kremlin hace unas semanas de desentenderse de dicho acuerdo suscrito en 1990 por 22 países de la OTAN y del Pacto de Varsovia, por el que limitaban su despliegue militar en el continente. Además, Rice trajo a colación la cuestión de Kosovo, que también había sido objeto de confrontación con Lavrov. “Nuestro desafío más urgente hoy es Kosovo. El statu quo es insoportable, y la independencia, en un primer momento supervisada, es la única vía realista y deseable” para la provincia del sur de Serbia de mayoría albanesa, afirmó.
“Es ahora cuando hay que resolver el estatuto final de Kosovo”, concluyó, y rechazó la idea de Moscú de aplazar una decisión al respecto.
El miércoles, en la reunión ministerial del Grupo de los Ocho en Potsdam, la conferencia de prensa final terminó con la abierta disputa entre los jefes de las diplomacias rusa y estadounidense.
Lavrov dijo que sobre Kosovo tenían puntos de vista “diametralmente opuestos. Espero que no sea necesario utilizar el veto” del que dispone Rusia como miembro permanente del Consejo de Seguridad, órgano que decidirá sobre la cuestión, amenazó.