Internacionales

Venganza sonada y “asesinatos selectivos” entre Palestina e Israel

* Caen cohetes en Sderot en visita Solana, representante de UE, mientras Israel dice que no distinguirá entre milicianos y responsables políticos de los grupos. * En Palestina, el brazo armado de Hamás ha dado carta blanca a sus milicianos para atacar objetivos israelíes, incluso mediante atentados suicidas.

Las operaciones del Ejército israelí continuaron hoy en Gaza, donde cuatro milicianos palestinos fallecieron en un ataque aéreo.
Mientras, en Sderot una mujer israelí murió en un ataque palestino con cohetes que coincidió con la visita a esta ciudad del sur de Israel del alto representante de la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea, Javier Solana.
La visita de Solana a Sderot, formulada por invitación de la ministra israelí de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, estuvo marcada por la caída de cohetes lanzados desde Gaza y las protestas de los vecinos que siguieron a la comitiva gritando: "!queremos seguridad!".
"La situación es muy mala", dijo Solana al entrar en el centro comunitario de la Municipalidad de Sderot donde mantuvo la entrevista con Livni, y añadió que hay que tratar que la violencia no siga aumentando.
Solana advirtió a los palestinos de que "no deben tratar de conseguir sus derechos legítimos mediante la violencia" y a Israel le dijo que "debe mostrar proporcionalidad en su respuesta".
Livni describió a Solana la situación que vive Sderot y la calificó de "insostenible e intolerable".
Sderot bajo constante ataque

Señaló que en esta zona se vive bajo un constante ataque y afirmó que esto no se justifica desde que Israel evacuó Gaza, en agosto-septiembre de 2005.
Al menos siete cohetes artesanales Al Kasam cayeron hoy en la zona de Sderot durante la visita de Solana, uno de ellos a cien metros del lugar de la reunión.
El alto representante comunitario no oyó las explosiones porque aún se encontraba en la carretera cuando cayó la mayoría de los cohetes que impactaron en Sderot, pero dijo entender la reacción de la gente.
No obstante, señaló que la Unión Europea no es responsable de lo que ocurre, sino todo lo contrario.
También profirieron insultos contra Livni, a la que calificaron de "vergüenza de ministra que debería dimitir" y expresaron el deseo de que a sus hijos les pase lo mismo que a los niños de Sderot.
Solana fue preguntado sobre la oportunidad de desplegar una fuerza internacional a lo largo de la frontera de Gaza con Egipto y contestó que "esto lo deben solicitar las partes" y que no cree "que se dé el entorno para ello".
La tensión, en efecto, ha seguido subiendo entre Israel y los palestinos: Mientras la Yihad Islámica -a la que pertenecían los milicianos que murieron en el ataque israelí de hoy tras "cumplir una misión sagrada", el lanzamiento de cohetes- advertía de que la venganza será sonada, Israel anunciaba que intensificará los "asesinatos selectivos".
El ministro israelí de Infraestructuras, Benjamín Ben Eliezer, reiteró hoy lo que ya habían anunciado otros responsables gubernamentales: que Israel no distinguirá entre milicianos y responsables políticos de los grupos.
Exigen intervención de comunidad internacional

El ataque más mortífero de Israel desde que empezó la actual campaña en Gaza, que causó nueve muertos, tuvo lugar ayer, domingo, contra las casas de dos diputados del movimiento islamista Hamás, aunque no se ha confirmado que fueran los objetivos.
Según el Centro Palestino de Derechos Humanos, desde el miércoles pasado, cuando se intensificaron los disparos palestinos desde Gaza, la aviación israelí ha matado a 23 residentes de la franja, nueve de ellos civiles, y herido a 86, de éstos 31 eran civiles.
Las fuerzas armadas israelíes tienen carta blanca para impedir el lanzamiento de cohetes, que causan más ruido que víctimas mortales -la de hoy fue la primera desde el mes de noviembre-, pero que mantienen en constante zozobra a la población de 38 localidades vecinas a Gaza.
El brazo armado de Hamás también ha dado carta blanca a sus milicianos para atacar objetivos israelíes, incluso mediante atentados suicidas en el territorio reconocido del Estado judío, un fenómeno que prácticamente había desaparecido en los últimos años.
El jefe del Gobierno palestino y líder de Hamás, Ismail Haniye, y el presidente de la ANP, Mahmud Abás, de Al Fatah, exigieron hoy una intervención urgente de la comunidad internacional para convencer a Israel de que suspenda los ataques aéreos.
Livni pidió también el auxilio de la comunidad internacional, pero para que cese el lanzamiento de cohetes. En Sderot, la policía tuvo que forcejear con los manifestantes para que Solana y Livni pudieran abandonar el centro donde se habían reunido.