Internacionales

Grave problema de la explotación infantil en México

Aseveró que el gobierno y la sociedad de México son conscientes de los problemas asociados a la explotación sexual infantil en el país, pero añadió que hacen falta políticas de Estado de larga duración para combatirlos.

La explotación sexual infantil en México es un problema "grave" que se vincula al crimen organizado, afirmó hoy el relator de la ONU sobre Venta de Niños, Prostitución y Pornografía de menores, Juan Miguel Petit.
Aunque no adelantó cifras sobre la cuestión al termino de una visita de diez días al país, el funcionario internacional uruguayo garantizó que sí estarán en el informe que presentará a la ONU en el segundo semestre de 2007.
En la rueda de prensa final, Petit percibió que hay una sensación general de "impunidad", tanto jurídica como social, sobre esta problemática.
Comentó que en la frontera norte, concretamente en Tijuana, localidad vecina a San Diego (California, EE. UU.), pudo ver que hay unos 2.000 deportados por día, de los que unos 25 son niños.
Petit restó importancia a las estadísticas y llamó a centrarse en las historias particulares para conocer realmente la gravedad del asunto.
Aseveró que el gobierno y la sociedad de México son conscientes de los problemas asociados a la explotación sexual infantil en el país, pero añadió que hacen falta políticas de Estado de larga duración para combatirlos.
El relator de la ONU aseguró que las instituciones tradicionales necesitan múltiples reformas para poder enfrentarse a las nuevas realidades surgidas de la globalización, de la sociedad de consumo, del mercado de trabajo, de la desigualdad y de la pobreza.
Es el momento adecuado para hacer reformas

Recordó que además las mafias se organizan y también van cambiando, y por ello las instituciones deben adaptarse y buscar soluciones personalizadas para cada caso particular.
Para ello recomendó al Estado asociarse con las organizaciones de la sociedad civil y compartir las responsabilidades, los recursos, la gestión y la evaluación de resultados con ellas.
Aseguró que México "se encuentra a la vanguardia" en dar su apoyo a campañas internacionales y ratificar tratados de derechos humanos, pero llamó a que cada estado se esmere más en aplicar esas legislaciones de forma local.
Indicó también que ahora que el país está en plena coyuntura de cambio es el momento adecuado para hacer las reformas que terminen con la explotación sexual infantil.
Finalmente, señaló que México no es un "oasis" para los pederastas porque existe una alarma social sobre el tema aunque reconoció que las autoridades mexicanas deberían estar más "despiertas" para reaccionar adecuadamente ante el fenómeno.
Durante las visitas que hizo desde el pasado 4 de mayo a la capital mexicana y Guadalajara (Jalisco), Tijuana (Baja California), y Ciudad Juárez (Chihuahua), el relator se entrevistó con unos 300 activistas, expertos y funcionarios.