Internacionales

Incierto destino de tres soldados EU en Irak

* General Caldwell admite que podrían estar secuestrados, mientras se multiplican ataques insurgentes

BAGDAD / AFP
El ejército estadounidense admitió este lunes que es probable que sus tres militares desaparecidos tras una emboscada la madrugada del sábado en Irak estén secuestrados, mientras el grupo ligado a Al Qaida que reivindicó su captura pidió que dejen de buscarlos.
“Actualmente, creemos que fueron secuestrados por terroristas de Al Qaida o de un grupo afiliado” a esa red, según el general estadounidense William Caldwell, que justificó esa afirmación porque dispone de “informaciones muy creíbles”.
En la madrugada del sábado, una patrulla de ocho hombres, siete de ellos militares estadounidenses y uno iraquí que hacía de intérprete, fue atacada a 20 km al oeste de Mahmudiya, en el sur de Bagdad. Cinco de ellos murieron y los tres estadounidenses restantes fueron dados por desaparecidos.
El domingo, el autodenominado “Estado Islámico en Irak”, una alianza de grupos sunitas ligados a la rama iraquí de la organización terrorista Al Qaida, reivindicó su secuestro.
Ante la situación, las tropas estadounidenses siguieron rastreando este lunes el área donde tuvo lugar la emboscada. En esas labores participan 4,000 hombres, con vehículos, helicópteros y aviones en vuelo raso.
“Utilizamos todos los medios de que disponemos, incluidos los satélites”, dijo a la AFP un portavoz del ejército, el teniente coronel Christopher Garver.
Por su parte, el “Estado Islámico en Irak” pidió al ejército estadounidense, a través de una nota en la página Internet que utiliza habitualmente, que abandone la búsqueda. “Si miráis por la seguridad de vuestros soldados, no los busquéis”, dice el mensaje.
Las búsquedas se centran en el “triángulo de la muerte”, entre las ciudades de Yusufiya, Mahmudiya y Latifiya, unas decenas de kilómetros al sur de Bagdad.
En esa zona, los insurgentes sunitas, particularmente bien implantados, atacan regularmente a los civiles chiítas y a las fuerzas iraquíes y estadounidenses.
No es la primera vez que Al Qaida reivindica el secuestro de tropas estadounidenses. En junio de 2006, otros dos soldados fueron secuestrados cerca de Yusufiya y sus cadáveres aparecieron mutilados días después.

Once muertos por ataques
Por otra parte, la violencia continuó golpeando este lunes en Irak, donde al menos 11 personas murieron en una serie de ataques a través del país.
Un militar danés falleció y cinco más resultaron heridos por la explosión de una bomba al paso de su vehículo, cerca de Basora (sur). Decenas de personas se reunieron junto al blindado y celebraron el ataque, constató un fotógrafo de la AFP.
Este ataque tuvo lugar dos meses antes de la retirada del batallón danés, compuesto por 430 hombres, desplegado en Basora bajo mando británico.