Internacionales

Casa Blanca da fastuosa bienvenida a Isabel II

* Para variar, Bush “mete la pata” y en su discurso ubica la fecha de Declaración de Independencia de EU en 1976

WASHINGTON /AFP
El presidente estadounidense, George W. Bush, y miles de dignatarios recibieron este lunes con los máximos honores a la reina Isabel II de Inglaterra y a su esposo en la Casa Blanca, en la primera visita oficial de la soberana a Estados Unidos en 16 años.
Una guardia de honor y una salva de 21 cañonazos dieron la bienvenida a Isabel II y a su esposo, el príncipe Felipe, en el sector sur de los jardines de la residencia presidencial, donde se congregaron unos 7,000 invitados, entre ellos miembros del Congreso y del Gabinete y diplomáticos británicos.
Bush dijo que la visita de Estado de la reina, la primera de la soberana desde 1991, rendía tributo a las "tradiciones e historia compartida" de las dos naciones, antes de aludir a la guerra estadounidense contra el terrorismo.
"Hoy nuestras dos naciones están defendiendo la libertad contra la tiranía y el terror. Estamos resistiendo a aquellos que matan a los inocentes para fomentar una ideología del odio, ya sea matando en Nueva York o en Londres, en Kabul o en Bagdad", dijo.
Bajo un cielo despejado, la reina, de sombrero negro con una gran flor y vistiendo una chaqueta blanca y una falda negra, agradeció a Bush sus palabras y destacó el significado y el simbolismo de las visitas oficiales.
"Podemos celebrar las cercanas y duraderas asociaciones que prosperan entre Estados Unidos y el Reino Unido a todo nivel, sean gubernamentales, corporativas, institucionales o personales", dijo. "Y es hora de mirar hacia adelante, renovando conjuntamente nuestro compromiso por un mundo más próspero, seguro y libre".

Bush “mete la pata”
En un momento de confusión, Bush mencionó una visita de Isabel II para conmemorar el 200 aniversario de la Declaración de Independencia de Estados Unidos de Gran Bretaña "en 17-- en 1976". Después de una mirada fulminante de la soberana, el mandatario bromeó ante el público que reía. "Me miró como sólo una madre puede mirar a un hijo", dijo.
De acuerdo con la portavoz del Palacio de Buckingham, Isabel II le regaló a Bush un gran pez de plata con las iniciales reales ("E II R", rematadas por una corona) y el sello presidencial, decorado en el centro con una solitaria estrella texana rodeada de rosas de la hacienda de Bush.
La Casa Blanca desempolvó su mejor porcelana y cristalería para un banquete de etiqueta que tuvo lugar en la tarde, y que será la recepción más formal y esplendorosa ofrecida hasta ahora en la Presidencia de Bush.
Bush fue anfitrión en ocho visitas oficiales en sus seis años de mandato, incluyendo las de líderes de Polonia, Kenia, Japón y China, pero es la primera vez que exige la más estricta etiqueta en el vestuario de los comensales.
Entre los 134 invitados están el vicepresidente, Dick Cheney, la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, y Peter Pace, jefe del comando conjunto de las fuerzas armadas estadounidenses, informó la Casa Blanca.
Los faroles cercanos a la Casa Blanca lucían adornados con las banderas de ambos países, y helicópteros y francotiradores eran parte de las fuertes medidas de seguridad en torno a la mansión presidencial, incendiada por soldados británicos en 1814.
La reina, de 81 años, ha cenado con diez presidentes estadounidenses, entre ellos con George Bush padre, en su última visita a Washington en 1991. Su primera visita a Estados Unidos fue en 1957, cinco años después de su coronación, cuando fue recibida por el entonces presidente Dwight Eisenhower.
Antes de regresar a Londres el martes, la pareja real ofrecerá una cena a Bush y a su esposa en la embajada británica.
Además, Isabel II y el príncipe Felipe, de 85 años, visitarán el Centro Espacial Goddard de la NASA, un centro médico infantil en Washington DC, y dejarán una corona de flores en el monumento nacional a los combatientes de la Segunda Guerra Mundial.