Internacionales

Policía de Los Ángeles promete investigar represión

* Jefe policial ofrece “examinar e investigar las acciones del Departamento y sus oficiales”

LOS ÁNGELES / AFP
El jefe de la Policía de Los Ángeles, William Bratton, prometió que investigará las acciones represivas de algunos oficiales que dispararon balas de goma contra una manifestación de inmigrantes indocumentados el martes, tras recibir una lluvia de críticas.
“Lamento y estoy, como todos ustedes, perturbado por los acontecimientos que se han apreciado en varios vídeos en los noticieros”, dijo en una rueda de prensa Bratton, el miércoles en la tarde, mientras los medios publicaban más imágenes de la represión policial del martes en el centro de Los Ángeles.
Tras admitir que el empleo de la fuerza por parte de la Policía “siempre es perturbador, incluso cuando es legal y necesario”, Bratton dijo que “nuestro desafío es examinar e investigar las acciones del Departamento y sus oficiales”.
El jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) precisó que en 30 días entregará un reporte al Consejo Municipal.
En otra entrevista matutina el jefe del LAPD, un cuerpo conocido por desafortunados casos de abuso de poder en Estados Unidos, indicó que algunas de las imágenes que había visto le habían parecido “inapropiadas”.
En las últimas imágenes divulgadas se percibe a varios miembros del cuerpo antidisturbios arremeter con balas de goma, gases lacrimógenos, bastones y hasta golpes, contra algunos manifestantes y al menos tres camarógrafos junto a una periodista, a quien empujan violentamente a su paso.
El episodio tuvo lugar en MacArthur Park el martes, donde se concentraban inmigrantes, en su mayoría hispanos indocumentados, que se sumaron a una jornada de protestas en Estados Unidos para reclamar una reforma que legalice a los cerca de 12 millones de indocumentados que viven en el país.
“Hay pruebas de que oficiales golpearon a reporteros en el suelo, usando bastones contra los fotógrafos y dañando las cámaras, posiblemente motivados por la rabia de que los periodistas fotografiaran los esfuerzos por parte de los oficiales para controlar los movimientos de los manifestantes”, indicó en un comunicado la Asociación de Noticias de Radio y Televisión estadounidense.
Esta organización hizo un llamado para que “se realice una investigación inmediata y completa por el trato violento contra periodistas al finalizar la marcha de inmigrantes el martes”, donde según las imágenes se encontraban familias, con varias madres y niños, que tuvieron que salir corriendo.
A este llamado se sumaron varias organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes, así como el alcalde de la ciudad, Antonio Villaraigosa, quien se encontraba en El Salvador al momento de los incidentes.
“Sin ninguna advertencia, ingresaron a este parque lleno de familias, personas sin hogar, individuos minusválidos (...) y fueron despiadados”, dijo en un comunicado Ernesto Arce, representante de la Coalición de Inmigrantes Answer, quien fue golpeado en una pierna con una bala de goma.
Según Bratton, unos ocho oficiales y 10 civiles que se hallaban en el parque sufrieron heridas menores.