Internacionales

Gobierno turco denuncia ataque a democracia

* Comisión constitucional del Parlamento acuerda aprobar propuesta de nueva fecha

ANKARA / AFP

Turquía celebrará elecciones legislativas anticipadas para intentar poner fin a su crisis política el 22 de julio, cerca de un mes después de lo propuesto por el partido en el poder, según el acuerdo de la comisión constitucional del Parlamento.
La decisión de la comisión deberá ser aprobada por el pleno del Parlamento para tener validez, lo cual debería ser una simple formalidad ya que todos los partidos representados en el parlamento están a favor de comicios anticipados.
También el partido en el poder, AKP, del primer ministro Recep Tayyip Erdogan, es partidario de las elecciones, tras aceptar a regañadientes la anulación por la Corte Constitucional de la primera ronda de la votación del Parlamento para elegir presidente, fallo que calificó de “ataque a la democracia”.
El AKP había propuesto este mismo miércoles el 24 de junio como fecha de las elecciones legislativas, que inicialmente estaban previstas para el 4 de noviembre.
La fecha elegida finalmente, el 22 de julio, fue determinada por el Consejo Electoral de Turquía, responsable de la organización de los comicios, como la más rápida posible para que tenga lugar una votación “saludable”.
Queda así virtualmente descartado el intento del AKP, de raíces islamistas, de reiniciar el proceso de elección presidencial en el Parlamento el domingo.
El AKP presentó a la jefatura del Estado al ministro de Relaciones Exteriores, Abdulá Gul, pero la sesión parlamentaria de la primera ronda electoral celebrada el pasado viernes se celebró sin el quórum requerido (dos tercios más uno de los legisladores), según el fallo de la Corte Constitucional, controlada por la oposición, por lo que se anuló el proceso.
En tanto, las Fuerzas Armadas turcas se dijeron ese viernes por la noche dispuestas a actuar para garantizar el carácter laico del Estado, acusando al gobierno de Erdogan de poner en duda ese principio fundamental de la República.
Las elecciones legislativas anticipadas eran reclamadas por la oposición, el empresariado y la mayoría de los medios de comunicación para sacar al país de la crisis.
Por su parte, el AKP planteó una reforma constitucional para hacer la elección del presidente por sufragio universal por un mandato de cinco años, renovable una vez, y que reemplazaría la actual elección por parte del Parlamento y el mandato único de siete años.
La idea de un voto popular para designar al jefe del Estado no es nueva, y es discutida desde hace 15 años, pero muchos analistas calificaron la iniciativa del AKP de “apresurada”.
Los expertos estiman que una verdadera reforma debe modificar el sistema electoral, que exige a un partido político tener un 10% de los votos a nivel nacional para contar con representación en el Parlamento. Gracias al sistema actual, el AKP, que obtuvo el 34% de los votos en las últimas legislativas de 2002, ocupa cerca de dos tercios (352 de un total de 550) de los escaños en el Parlamento.