Internacionales

Ausencia de Fidel revive interrogantes

* De nuevo crecen dudas sobre su estado de salud y su papel en el gobierno

LA HABANA / AFP
La ausencia de Fidel Castro en el desfile del 1º. de Mayo replanteó las preguntas sobre si su estado de salud, a nueve meses de convalecencia, le permitirá retornar plenamente al poder o si asumirá un nuevo papel de “consejero”.
A pesar de recientes señales de recuperación, Castro, de 80 años, no acudió el martes al acto en la Plaza de la Revolución, frustrando la expectativa de quienes apostaban a que la simbólica fecha fuera la ocasión para su reaparición en público y para que retome el mando del país.
El presidente boliviano, Evo Morales, había incluso asegurado que Fidel volvería el 1º. de Mayo al poder que ejerce desde el triunfo de su revolución en 1959 y que delegó el 31 de julio en su hermano Raúl provisionalmente, tras una cirugía intestinal.
Las autoridades aún no se referían a la ausencia de Castro en el acto del Día del Trabajador; pero el diario oficial Granma dio una explicación indirecta al reproducir el diálogo de un grupo de cubanos que se preguntaban en la Plaza si “el Jefe” iría al desfile.
Durante la conversación terció una persona, con aparente autoridad: “Caballeros, no importa si está o no está. A él hay que cuidarlo para que nos dure más y que actúe como el sabio que es, con tantas ideas como esas que publica hoy en Granma”.
El anónimo cubano se refería al artículo de Castro que publicó el martes el rotativo, el cuarto en el último mes. Tres de esas columnas estuvieron dedicadas a alertar del “peligro” de la producción de biocombustibles, impulsada por Estados Unidos y Brasil.
Los artículos también hablan del calentamiento del planeta y la supervivencia de la especie, lo que hace pensar a analistas extranjeros, diplomáticos y observadores que Castro ya transfirió el poder a su hermano, y asumirá un papel más tangencial, como experimentado hombre de Estado, más ocupado en temas mundiales que en la administración interna.
“Parece estar en otra cosa, en asuntos internacionales, no en los problemas domésticos. Ese parece ser su nuevo rol”, comentó a la AFP un diplomático occidental.
Un funcionario de inteligencia estadounidense citado --sin identificar-- hace poco por The Miami Herald, opinó que aunque “está siguiendo los asuntos internacionales con mucho cuidado; no parece probable que vaya a reconquistar todo el control que había tenido antes de julio”.
“Al nivel anterior no va a ser nunca posible, ya es una persona mayor, lo que no quiere decir que no juegue un papel determinante en Cuba desde su lecho de enfermo. No habrá reformas en Cuba sin aprobación de él”, estimó el economista opositor Oscar Espinosa Chepe.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, afirmó el 13 de abril que Castro retomó funciones informalmente, tras lo cual el líder cubano apareció en tres fotos tomadas cuando recibió, hace diez días, a una delegación china en el sitio donde convalece.
El pasado domingo, el mandatario venezolano dijo que Castro “está al mando” y “pensando mucho”. Los dirigentes cubanos afirman que se comunica varias veces al día con sus colaboradores y le son consultadas las más importantes decisiones del país.
En una reciente entrevista con el diario español El País, Mariela Castro, hija de Raúl, aseguró que su tío “va a volver porque está mejorando rápidamente”, aunque dejó entrever que no de la misma manera.
“Nosotros respetamos muchísimo la figura de Fidel y se va a seguir la estrategia liderada por él (...) Siempre se le consultan cosas. Sin embargo, él tiene mucho cuidado de no influir en las decisiones del grupo, porque cualquier criterio suyo tiene gran autoridad moral”, afirmó.
Desde que Castro cayó enfermo, Cuba está bajo un gobierno colectivo dirigido por Raúl, Ministro de Defensa de 75 años, y quien ha dado mayor protagonismo al Partido Comunista de Cuba.
Para el ex analista de la CIA, Brian Latell, habrá que ver si los roles y el poder adquirido por los miembros de ese equipo cesará en caso de que Castro “no abdique”.
Pero muchos recuerdan una de las principales características de Fidel, el ser imprevisible.