Internacionales

México intentó “limpieza étnica”

A fines de la Revolución mexicana (1910-1917) tuvo gran aceptación la propuesta de la "raza cósmica" y la del "indigenismo" que consistía en crear una raza única mestiza.

México intentó en la primera mitad del siglo XX llevar a cabo una "limpieza étnica" para crear un raza única mestiza, según la investigadora mexicana Beatriz Urías Horcasitas.
La académica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien ha presentado su libro "Historias secretas del racismo en México, (1920-1950)", explicó en una entrevista que el plan se apoyó en las propuestas de varios mexicanos prominentes.
La académica dijo que la creación de una nueva raza única mestiza se intentó a través de legislaciones específicas de limpieza étnica en el país, como una ley de esterilización de criminales y enfermos mentales en Veracruz (este de México).
Según narra en su libro, otro ejemplo de legislación a favor de esta limpieza étnica fue la Constitución mexicana de 1917, que dio especial importancia a las políticas de salubridad y permitió que el Consejo Superior de Salubridad decretara medidas drásticas de prevención de enfermedades de transmisión sexual y venéreas.
Sociedad para mejorar la Raza
En 1926 el Código Sanitario introdujo el examen médico prenupcial como requisito para contraer matrimonio, mientras que en 1931 un centenar de médicos mexicanos formaron la "Sociedad Eugénica Mexicana para el Mejoramiento de la Raza" que emitía recomendaciones sobre la procreación y la herencia biológica.
Según Urías, a fines de la Revolución mexicana (1910-1917) tuvo gran aceptación la propuesta de la "raza cósmica" del ex ministro mexicano de Educación José Vasconcelos y la del "indigenismo" de Manuel Gamio, que consistía en crear una raza única mestiza.
Tendencias europeas
Las autoridades mexicanas de la época estuvieron influidas por las tendencias europeas del proyecto de una "raza pura" de Adolfo Hitler en Alemania, la filosofía eugenésica de Francia y la política de masas de Benito Mussolini en Italia.
"Entre médicos, psiquiatras, demógrafos o sociólogos, estas ideas también tuvieron una repercusión muy importante", afirmó Urías. Por todo ello, la idea de construir una nueva sociedad se convirtió en uno de los proyectos del nuevo Estado mexicano, "un país donde la diferencia étnica es una constante", dijo.
Aquel proyecto se quiso ligar a la formación de una nueva raza mestiza donde desaparecieran las particularidades y cualquier especificidad para convertirse en la base del nacionalismo, según relata Urías.
Para esta académica de la UNAM, en aquella época muchos intelectuales pensaban que casi todos los problemas sociales eran hereditarios, incluso el alcoholismo. Sin embargo, los efectos de aquellas ideas no permearon al conjunto de la sociedad y se limitaron a dar "ideología y legitimación" a ese nuevo Estado autoritario.

Ideas “muy elitistas”
La masonería fue uno de los instrumentos que ayudó a propagar estas ideas que estuvieron acompañadas de campañas para concienciar a la sociedad quien no llegó a acogerlas mayoritariamente porque eran ideas "muy elitistas", dijo la autora.
"Fueron ideas muy impactantes a nivel internacional, pero a la vez irrealizables porque lo social no depende de lo racial, ya que no hay razas superiores ni razas inferiores", indicó.
Reconoció que estas ideas alimentaron el nacionalismo, que fue la base de "un estado autoritario con un partido único que gobernó el país durante setenta años" durante los que estuvo al frente de sucesivos gobiernos el Partido Revolucionario Institucional (1929-2000).
Urías consideró que la actual diversidad cultural e intelectual de México hace imposible que un proyecto similar pueda ser acogido por la sociedad mexicana.