Internacionales

Crece violencia en Triángulo Norte de C.A.

* Guatemala, El Salvador y Honduras los más violentos en Centroamérica

Los países del llamado Triángulo Norte centroamericano --Guatemala, El Salvador y Honduras-- registran los mayores niveles de violencia provocada por delincuencia y pandillas, dice un informe de organismos humanitarios divulgado este jueves, que destaca además el fracaso de las políticas de mano dura.
El informe titulado “Centroamérica 2005-2006, desde una perspectiva de Derechos Humanos”, elaborado por nueve organizaciones no gubernamentales de la región, consigna que las naciones del Triángulo Norte se caracterizan por tener tasas de homicidios calificadas como “epidémicas”.
“Las cifras comparativas entre los países en la región registran 55,5 homicidios por cada 100,000 habitantes en El Salvador, 40.6 en Honduras y 37.5 en Guatemala. En contraste, Nicaragua no llega a 8 y Costa Rica registra 6.2”, precisa el informe.
Con base en diferentes investigaciones, los organismos humanitarios detallan que la violencia, junto al desempleo, son los dos principales problemas que “más preocupan” a la población.
“Esa percepción de inseguridad por parte de las personas, latente en toda la región, genera diferentes consecuencias, una de ellas es el incremento de la seguridad privada, contratada por los ciudadanos, cuyos costos superan con creces los presupuestos de la seguridad pública”, subraya el informe.
En el caso de Honduras, según la investigación, se le dio poder “coercitivo” a las empresas de seguridad privada para que se integren al combate del crimen” a pesar que un buen número de ellas están organizadas al margen de la ley y fuera del control del Estado.
Tal privatización de los servicios seguridad “rompe” con un elemento fundamental que había sido la base de la creación de los Estado-Nación: el monopolio del uso de la fuerza.
Se detalla, además, que en el Triángulo Norte existen unos 62,700 jóvenes que integran las llamadas pandillas o “maras”, fenómeno que también está vinculado a los niveles de pobreza.
Según el informe, Honduras, con una pobreza que alcanza al 73% de su población, figura con 36,000 pandilleros, Guatemala, con un índice de pobreza del 47.40%, le sigue con 14,000 mareros, y El Salvador, presenta una pobreza del 41.40%, tiene 10,500 jóvenes en pandillas.
Nicaragua con una pobreza del 63.20%, tiene 2,200 pandilleros.
El experto Abraham Ábrego, de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (Fespad), de El Salvador, declaró a la AFP que “la política para el combate a la delincuencia está sesgada por los planes de mano dura que han fracasado porque no han disminuido los índices de criminalidad, violencia y homicidios, sino que se han incrementado”.
Por su parte, la representante de la Federación Luterana Mundial, Celia Medrano, comentó que el panorama de la violencia “es preocupante”, por cuanto alcanzó a dirigentes de organismos humanitarios, y citó el caso de Guatemala, donde en 2005 hubo 122 casos de “ataques”, y en 2006 la cifra se duplicó a 226 casos de allanamientos, amenazas a muerte, asesinatos y persecución.
En el período del informe, también se documenta el asesinato de 19 abogados en Honduras, los que en su mayoría laboraban con organismos humanitarios.
La investigación, tras indicar que existe “alarma a toda la región”, consigna que la violencia y la criminalidad han logrado, incluso, “enquistarse en estructuras estatales”.